cama plegable
Última actualización: junio 22, 2020

Nuestro método

13Productos analizados

19Horas invertidas

6Artículos evaluados

75Opiniones de usuarios

Un colchón plegable no es un capricho, sino un artículo doméstico que tiene mil y una utilidades. Resultan muy prácticos para salir de camping, para equipar furgonetas o como cama suplementaria en apartamentos reducidos sin habitación para invitados. Son fáciles de almacenar y su portabilidad, dado su reducido peso, no presenta mayor problema.

Los colchones plegables cada vez tienen un diseño más cuidado. Ocupan cada vez menos espacio y muchos de ellos, cuando están doblados, pueden funcionar como puf o como sofá de uso cotidiano. En caso de que estés pensando en adquirir un colchón de este tipo, tenemos varias recomendaciones y consejos que darte, ¡no te los pierdas!




Lo más importante

  • Los colchones plegables son ideales para personas a quienes les guste salir de camping, viajar en furgoneta o caravana o recibir invitados en una casa pequeña, ¡son muy versátiles!
  • Aunque cueste creerlo, hay opciones muy cómodas en el mercado. Ni tú ni tus invitados van a echar de menos la cama habitual, de verdad.
  • A la hora de adquirir un colchón plegable, te recomendamos que tengas en cuenta su peso, su tamaño y el material con el que está confeccionada su funda. Hablaremos en profundidad sobre los criterios de compra en el último apartado del artículo.

Los mejores colchones plegables: nuestros favoritos

No vamos a mentirte: todos los colchones plegables parecen idénticos, lo cual hace que tomar la decisión sobre cuál comprar no sea nada sencillo. Casi todos están hechos de espuma —más adelante hablaremos de este tema—, pero no todos tienen la misma calidad. ¡De ahí la diferencia de precios entre unos y otros! Aquí te presentamos cuatro buenas opciones.

El colchón plegable ideal para recibir visitas

Este colchón de Olee Sleep es la opción ideal para tener en tu hogar. Es de tamaño individual (78 x 38 pulgadas) y tiene un grosor de 3.9 pulgadas.

Es un colchón fabricado con espuma viscoelástica, un material muy suave y que se adapta a la forma del cuerpo. La funda es extraíble y se puede lavar en lavadora.

El colchón plegable de tipo futón

MO&SU ofrece este colchón plegable que es de estilo japonés, por lo que se asemeja a un futón. Es de tamaño matrimonial (47 x 83 pulgadas). Tiene un diseño que lo convierte en un pequeño sofá cuando está plegado.

Es un colchón que cuenta con 2 almohadas y tiene una estructura de metal que permite inclinar la parte superior hasta a 180 grados. El colchón y la tela de almohadas es 100 % poliéster, mientras que el relleno de colchón es de un  80 % algodón y un 20 % de espuma de poliuretano.

El colchón plegable más decorativo

Este colchón es de la marca Leewadee y resulta uno de los modelos más decorativos y versátiles en el mercado. Su diseño luce bien en la sala de tu hogar y, a la vez, es una cama suplementaria.

Es un colchón con dimensiones de 67 x 21 pulgadas y tiene 3 pulgadas de grosor. El relleno es fibra del árbol de ceiba.

El colchón plegable ideal para los pequeños

Los pequeños necesitan dormir con comodidad y para ellos está pensado este colchón plegable de Dreamcountry. Está relleno con espuma viscoelástica y tiene una funda que se puede retirar para lavar.

Este colchón tiene dimensiones de 38 x 26 pulgadas y tiene 3 pulgadas de altura. Tiene un bolso de transporte que lo hace fácil de llevar.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre colchones plegables

No pensamos demasiado en colchones plegables hasta que nos toca comprar uno. Entonces, claro, nos damos cuenta de que realmente no sabemos nada sobre ellos, ¿son cómodos? ¿Cómo se limpian? ¿De qué están hechos? No te preocupes, mantén la calma, porque a continuación vamos a responder a las dudas más habituales de los consumidores.

hombre dormido

Los colchones plegables son ideales para personas a quienes les guste salir de acampada, viajar en furgoneta o caravana o recibir invitados en una casa pequeña, ¡son muy versátiles! (Fuente: Iakobchuk: 80092114/ 123rf.com)

¿Quién necesita un colchón plegable?

Habrá muchas personas que nunca se hayan planteado las necesidad de adquirir un colchón plegable. Puede ser por dos motivos: o bien no lo necesitan o bien no se han dado cuenta del excelente servicio que les haría. Aunque hay otras opciones en el mercado, como los colchones inflables, de los que hablaremos más adelante, un colchón plegable es ideal para:

  • Salir de acampada: hacer camping no tiene por qué ser incómodo. No importa que vayas a dormir dentro de una tienda o a la intemperie: un colchón plegable te proporcionará ese confort extra que necesitas. De hecho, hay ciertos modelos que pueden caber incluso dentro de una mochila.
  • Viajar en furgoneta o caravana: hay colchones plegables especialmente diseñados para determinados modelos de furgoneta. De todos modos, si tu carro tiene una buena maletera, es muy probable que te quepa un modelo estándar.
  • Recibir invitados en casa: un apartamento pequeño ya no es un impedimento a la hora de recibir huéspedes. Un colchón plegable cabe en cualquier rincón, puedes usarlo incluso en tu día a día —en caso de que funcione como puf o asiento— o almacenarlo encima de un armario, por ejemplo.
  • Fiestas de pijamas para niños: los colchones plegables con adecuados y seguros para niños de cualquier edad, pues no son tan altos como una cama al uso. La mayoría tienen fundas lavables y también pueden funcionar como alfombra de juegos antes de la hora de dormir.

¿Qué ventajas tiene un colchón plegable?

Seguro que, a estas alturas, aunque nunca te hubieras planteado la necesidad de un colchón plegable, ya estás pensando en comprarte uno. La verdad es que nunca está de más tener en nuestra casa una cama para invitados de dimensiones reducidas y fácil de transportar, ¡nunca se sabe cuándo nos puede venir bien! Entre sus principales ventajas están las siguientes:

  1. Son fáciles de almacenar cuando no se están usando.
  2. Hacen que los viajes sean mucho más cómodos.
  3. Son versátiles, pueden tener varios usos.
  4. Son estupendos para niños, incluso como alfombra de juegos.
  5. Pueden usarse como cama para invitados.
  6. Son una opción más económica que una cama tradicional.
  7. Aunque no lo parezca, ¡son cómodos!

cama

Aunque cueste creerlo, hay opciones muy cómodas en el mercado. Ni tú ni tus invitados van a echar de menos la cama habitual. (Fuente: Dario lo Presti: 20563793/ 123rf.com)

¿Puede ser cómodo un colchón plegable?

Como te acabamos de comentar, por supuesto que pueden serlo. Depende de la calidad del colchón que elijas, pero los colchones plegables pueden ser prácticamente tan cómodos como una cama tradicional. Normalmente, ofrecen un buen soporte y tienen una dureza óptima que evitará que te sientas como si estuvieras durmiendo en el suelo, ¡nada que ver!

De todos modos, debes saber que cada vez hay más personas que optan por colocar su colchón convencional directamente sobre el piso de la habitación o por ponerlo encima de unos soportes de madera, por ejemplo. Ahora bien, dado que «debes cuidar la estancia haciendo especial hincapié en la limpieza si decides instalar el colchón sobre el suelo» (1).

¿De qué están hechos los colchones plegables?

La mayor parte de colchones plegables están fabricados a base de espuma. Este es un material que pesa muy poco, lo cual hace que sean fáciles de almacenar y de transportar. La espuma, además, conserva el calor corporal y nos aísla del frío del suelo. Este tipo de colchones emplean fundamentalmente dos tipos de espuma, o una combinación de ambas:

  • Espuma viscoelástica: este tipo de espuma es un derivado del poliuretano, pero tiene ciertas características que la hacen más cómoda. Reacciona al calor corporal y se adapta a las formas de cada persona. También es cierto que es más pesada y más cara que la otra opción.
  • Látex sintético o espuma de poliuretano: es la espuma más común en colchones plegables económicos. Aunque puede no ser tan cómoda, es más ligera y más barata que la espuma viscoelástica. No son tan duraderas, sin embargo, y se aplanan más rápido.
cama en asotea

La mayor parte de colchones plegables están fabricados a base de espuma.
(Fuente: Zastolskiy: 107878360/ 123rf.com)

¿Cómo se limpia un colchón plegable?

La mayoría de colchones plegables que hay en el mercado están protegidos por una funda que impide que la suciedad pueda llegar al colchón. Esta muchas veces es impermeable, pero también hay opciones transpirables. Las manchas más ligeras pueden limpiarse simplemente con un trapo humedecido y un poco de jabón.
Antes de volver a plegarlo, deja que se seque bien.

También es posible extraer la funda y meterla en la lavadora. Casi todos los modelos también admiten esta opción. En este caso, presta atención a las instrucciones de lavado facilitadas por la marca. Normalmente, la espuma interior no puede lavarse, pero sí que puedes limpiarla, en caso de que tenga alguna mancha, con una esponja y detergente no corrosivo.

¿Colchón plegable o inflable?

La eterna duda cuando nos planteamos la compra de una cama suplementaria o de un colchón de viaje, ¿qué será mejor, un colchón plegable o uno inflable? Ambas opciones son muy económicas, mucho más que los sofás cama o que los sofás «clic-clac», y ocupan menos espacio en casa. ¿Que ventajas tiene cada una de ellas? Pasamos a analizarlas una por una:

Colchón plegable Colchón inflable
Practicidad Fácil de montar, no requiere esfuerzo. Almacenamiento fácil.

Discreto.

Comodidad Menos grosor.

Más firmes y cómodos.

Puede ser casi tan alto como una cama tradicional.

Más blandos.

Ergonomía Al ser modular, puede servirnos como cama, como sillón o incluso como mesa auxiliar. Más ligero.
Durabilidad Con buen mantenimiento, pueden durar muchos años en buen estado. Vida útil bastante corta, no más de tres años.

Criterios de compra

No te dejes llevar por la idea errónea de que todos los colchones plegables son iguales, porque no lo son. Como ya sabes, pasamos durmiendo un tercio de nuestro día, así que es importante que, aunque no sea un artículo de uso cotidiano, su calidad sea óptima. Ten en cuenta los criterios de compra que te presentamos a continuación y no te equivocarás.

Tamaño plegado y portabilidad

Todos los colchones plegables pueden moverse de un lado a otro, pero su tamaño determina en buena medida lo práctico que sea su transporte. No compres un colchón «por encima de tus necesidades». Lo que queremos decir es que, si no necesitas un colchón matrimonial, quizá sea mejor que te inclines por uno individual, mucho más compacto y fácil de almacenar.

Ten en cuenta que, una vez plegados, este tipo de colchones ocupan, de media, el espacio equivalente a un tercio de su tamaño —ancho y largo— y el triple o el cuádruple de su altura —en función del número de veces que se plieguen sobre sí mismos—. Muchos de ellos, además, pueden hacer las veces de pufs o sillones, así que puedes usarlos en tu día a día.

cama amplia

La mayoría de colchones plegables que hay en el mercado están protegidos por una funda que impide que la suciedad pueda llegar al colchón. (Fuente: Khammuean: 47266082/ 123rf.com)

¿Qué espesor tiene?

El espesor de la espuma del colchón nos da una idea de su comodidad. Los colchones más gruesos ofrecen un mejor soporte y son más confortables, son más similares a un colchón convencional. Los colchones más delgados pueden ser prácticos para un apuro, pero no son recomendables para personas mayores o que padezcan dolores de espalda.

Por supuesto, los colchones más gruesos son más pesados y también son más caros. Los colchones más delgados pesan menos, son más fáciles de transportar y resultan mucho más económicos. Antes de adquirir un colchón plegable, debes pensar en tus necesidades y en tu presupuesto. Normalmente, los colchones plegables tienen un grosor de entre 10 y 20 centímetros.

¿Colchones pesados? No, gracias

Partamos de la base: un colchón plegable no es una cama de uso habitual, sino una cama suplementaria que nos llevamos de viaje o que nos hace un servicio cuando tenemos invitados en casa. Teniendo esto en cuenta, debemos pedirle que pese lo mínimo posible. Como ya hemos mencionado anteriormente, el tipo de espuma influye directamente sobre este factor.

No solo eso, sino que el ancho de la espuma, como es natural, también determina el peso final del colchón plegable. Un colchón de 10 centímetros va a pesar proporcionalmente menos que uno de 20 centímetros. A modo de referencia, piensa que un colchón individual de calidad y grosor medios pesa entre 5 y 7 kilos. Uno de matrimonio pesa el doble, aproximadamente.

foco

¿Sabías que los materiales más transpirables que se usan para confeccionar fundas de colchón son el algodón y los derivados del bambú? Las cubiertas de poliéster, por su parte, son más fáciles de limpiar.

Comodidad ante todo

Aunque hay personas que prácticamente podrían quedarse dormidas de pie, aquellos no tan afortunados necesitamos un mínimo de confort para conciliar el sueño y para que nuestro descanso sea de calidad. Para dormir bien, en resumen, necesitamos un colchón que sea cómodo. En la comodidad de un colchón plegable influyen los siguientes factores:

  • La espuma de la que está fabricado: la espuma viscoelástica, aunque es más pesada que el látex sintético, también es mucho más confortable. ¿Un colchón ligero o mayor comodidad? Tú eliges.
  • La densidad y el grosor de la espuma: nadie mejor que tú sabe qué tipo de colchones te gustan. Los colchones más densos, más pesados, soportan mejor el peso del cuerpo, así como el paso del tiempo. Pero, como ya sabes, también tienen sus contras.
  • El material de la funda: las fundas impermeables de poliéster o de polipiel son fáciles de mantener, pero no son nada transpirables. Por tanto, no son muy adecuadas para los meses de más calor. Para mayor comodidad, opta por fundas de tejidos naturales, como el algodón.

El exterior también importa

Aunque la funda del colchón pueda parecer una cuestión superflua, no lo es en absoluto. De ella depende en buena medida la vida útil que tendrá tu colchón plegable, su comodidad y su transpirabilidad. La mejor funda, sin duda, va a ser aquella que proteja la espuma interior —que no puede meterse en la lavadora— y cuyo mantenimiento sea sencillo.

A la hora de comprar un colchón plegable, te recomendamos que siempre optes por aquellos cuya funda pueda extraerse para su limpieza a máquina. De lo contrario, con el tiempo acabará estando sucia —independientemente de que te esfuerces por cuidarla—, tendrá mal aspecto y no te quedará más remedio que comprar otro colchón.

colchón plegable

Todos los colchones plegables pueden moverse de un lado a otro, pero su tamaño determina en buena medida lo práctico que sea su transporte. (Fuente: Psisa: 87988806/ 123rf.com)

Resumen

En caso de que seas de esas personas que no salen de camping porque no soportan dormir directamente sobre el suelo, necesitas un colchón plegable. Lo mismo te decimos si te gusta recibir invitados en casa, pero no tienes dónde meterlos. También son geniales a la hora de organizar una fiesta de pijamas con niños pequeños —o mayores, por qué no—.

Los colchones plegables no son recomendables para su uso habitual, pero resultan muy prácticos en determinadas situaciones. Son muy fáciles de transportar y de almacenar en casa, y hay modelos que incluso se pueden incorporar al mobiliario del salón, por ejemplo. Lo mejor de todo es que son sumamente versátiles, a diferencia de los colchones inflables.

¿A que tú también necesitas uno? Cuéntanoslo en los comentarios y no dudes en compartir esta guía en caso de que te haya resultado interesante.

(Fuente de la imagen destacada: Thamwongskul: 122037936/ 123rf.com)

Referencias (1)

1. Lorena Vargas (2019): «¿Es malo dormir con el colchón en el suelo», en The New York Times Style Magazine. [Consultado el 10 de febrero de 2020].
Fuente

¿Por qué puedes confiar en nosotros?

Elena Pérez Redactora
Estudié Traducción e Interpretación en la Universidad de Salamanca y hoy en día me dedico al manejo de la lengua: traduzco, escribo y hablo, claro. Soy Escorpio, aunque no creo en esas cosas. Yo lo digo, porque sé que para mucha gente es importante.
Soy escritora académica y creativa. He trabajado desarrollando contenido para sitios web desde el 2015. Mi enfoque está en crear artículos únicos con información auténtica para ayudarte en la compra ideal. Para mí, más que un oficio, escribir es una forma de vida.
Artículo informativo
Lorena Vargas (2019): «¿Es malo dormir con el colchón en el suelo», en The New York Times Style Magazine. [Consultado el 10 de febrero de 2020].
Ir a la fuente