Última actualización: noviembre 19, 2020

Nuestro método

20Productos analizados

20Horas invertidas

6Artículos evaluados

70Opiniones de usuarios

¿Te imaginas perder todas tus fotos de golpe? ¿Extraviar todos los archivos y documentos almacenados en tu computadora por culpa de un fallo en el disco duro? ¿O, simplemente, no ser capaz de almacenar todo lo que necesitas porque la capacidad de tu disco es muy limitada? Para evitar esos inconvenientes hay que elegir bien el disco duro interno de nuestra computadora.

El disco duro interno es uno de los componentes esenciales de una computadora o cualquier otro dispositivo electrónico con capacidad de almacenamiento. Son la memoria de esos dispositivos, el elemento que los capacita para guardar fotografías, música, vídeo, videojuegos, presentaciones y documentos de trabajo y mucho más. Por eso, vamos a conocer un poco mejor el producto.




Lo más importante

  • El disco duro interno es un elemento de hardware que almacena todos los datos y programas contenidos en una computadora o dispositivo electrónico. Dentro de la computadora, se integran en la placa base, que es otro elemento esencial del dispositivo.
  • El disco duro interno suele estar compuesto por varios platos conectados a un eje que, a través de sus cabezales, graba y lee los elementos cuando gira a gran velocidad. Esa velocidad, variable, determina cómo de rápidas son la lectura y la grabación.
  • La capacidad de almacenamiento del disco duro interno se mide en gigabytes o incluso en terabytes −mayor cantidad de datos almacenados−. La elección de un modelo u otro basándose en este factor es la más habitual entre los usuarios.

Los mejores discos duros internos del mercado: nuestras recomendaciones

En esta sección te contamos sobre algunos de los modelos de disco duro interno más interesantes y atractivos del mercado. Con esta información podrás hacerse una idea de las características y precios aproximados antes de realizar la inversión. Presta especial atención porque podrías encontrar el modelo que buscas aquí.

El mejor disco duro interno HDD de costo bajo

El disco duro interno Blue de Western Digital es un modelo pensado para uso en intenso. Es compatible con PC y computadoras de escritorio. Tiene una capacidad de almacenamiento de 2 terabytes, velocidad de 5 400 RPM (revoluciones por minuto) y 256 megabytes de caché. Es ideal para gamers y profesionales creativos.

Su conexión es a través de un cable SATA y brinda velocidades de transferencia de hasta 6 Gbps (gigabytes por segundo), una tasa bastante alta.

El disco duro interno SSD favorito de los compradores online

Con el modelo 860 EVO, Samsung ofrece un disco en estado sólido de alto rendimiento y amplia capacidad. Tiene almacenamiento de 1 terabyte con una velocidad de transferencia de hasta 6 Gbps gracias a su interfaz SATA III. Es capaz de manejar grandes volúmenes de datos y archivos de alto perfil.

Es compatible con varias versiones de Windows, Mac y Linux. Es de 2.5 pulgadas de tamaño y Samsung ofrece una garantía de 5 años por desperfectos de fábrica.

El mejor disco duro interno para sistemas NAS

Este es el modelo de disco duro interno IronWolf de SeaGate, un disco con alta capacidad de almacenamiento. Es pensado particularmente para usar con sistemas NAS con hasta 8 computadoras o servidores conectados. Tiene capacidad de almacenamiento de 12 terabytes y caché de hasta 256 megabytes.

Puedes monitorear este disco duro fácilmente a través de la aplicación integrada IronWolf Health Management. La marca ofrece un plan de protección con la compra del producto y 3 años de garantía por desperfectos de fábrica.

El mejor disco duro interno SSD para laptops

Las laptops tienen requerimientos de espacio distintos a las computadoras de escritorio. Para responder a estos requerimientos hay modelos de disco duro interno en estado sólido como el BX500 de Crucial. Cuenta con un tamaño de 2.5 pulgadas, el adecuado para computadoras portátiles.

Tiene una capacidad de 1 terabytes, usa interfaz SATA III y tiene velocidad de transferencia de hasta 6 Gbps. Es compatible con computadoras portátiles Windows e iOs, e incluso con algunos modelos de computadora de escritorio. La marca brinda 2 años de garantía para este modelo.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre el disco duro interno

En este apartado vamos a explicar los aspectos técnicos y mecánicos más relevantes del disco duro interno, así como las características que definen su funcionamiento y su rendimiento. Creemos que es una buena forma de familiarizarse con el producto antes de decidir qué modelo comprar. La elección de elementos de hardware siempre requiere de una aproximación técnica.

Hands holding Hard disk drive data backup isolated on background

El disco duro interno es uno de los componentes esenciales de un ordenador o cualquier otro dispositivo electrónico con capacidad de almacenamiento. (Fuente: Rawpixel: 109637832/ 123rf.com)

¿Qué es un disco duro interno?

El disco duro interno es un elemento de hardware integrado en un dispositivo electrónico para el que realiza funciones de almacenamiento. La tarea principal del disco duro interno es almacenar archivos y programas, y permitir su lectura posterior.

A diferencia del disco duro externo, el disco duro interno se conecta directamente a la placa madre.

Hoy en día, podemos encontrar discos duros internos en prácticamente cualquier dispositivo electrónico: computadora −de sobremesa y portátiles−, tablets, teléfonos móviles, televisores o consolas de videojuegos, entre otros. Por lo tanto, pueden almacenar una variedad heterogénea de archivos, como fotografías, vídeos, audios, juegos o software.

¿Qué tipos de disco duro interno hay?

En general, existen dos tipologías dominantes y bien diferenciadas de discos duros internos. Por un lado, tenemos los HDD o Hard Drive Disk −discos duros magnéticos−; por el otro, los SSD o Solid State Disk −discos duros sólidos −. La diferencia principal entre ambos es que los primeros realizan un almacenaje físico, y los segundos, a través de memorias flash.

Esto significa que su estructura y componentes también son distintos. Así, los HDD cuentan con uno o varios discos unidos por un eje y unos cabezales que graban y leen los contenidos conforme el eje se mueve. Los SSD, por su parte, no cuentan con elementos móviles, sino que guardan los datos en una memoria no volátil, sin cabezales ni otros componentes mecánicos.

HDD next to SSD

Hoy en día, podemos encontrar discos duros internos en prácticamente cualquier dispositivo electrónico. (Fuente: Adrianhancu: 26967114/ 123rf.com)

¿Cómo funciona un disco duro interno?

El funcionamiento del disco duro interno, como acabamos de comentar, dependerá de su tipología. En el caso de los HDD o discos duros magnéticos, los procesos de grabación y lectura se producen gracias a la rotación de los discos, que a su vez desplazan el eje que los une. Esto hace que las agujas se posen sobre los discos grabando −escritura− o reproduciendo −lectura−.

Por su parte, al carecer de cualquier tipo de elemento mecánico, los SSD o discos sólidos almacenan los contenidos en microchips con memorias flash que se encuentran interconectadas entre sí. En lugar de los cabezales de los HDD, tienen un procesador que ejecuta las operaciones de lectura y escritura, aumentando la eficiencia y evitando fallos mecánicos.

¿De qué depende la velocidad del disco duro interno?

La velocidad del disco a la hora de grabar y reproducir los elementos grabados es otro factor que suele interesar a los usuarios. En realidad, nos encontramos de nuevo ante la problemática del tipo de disco duro interno. En el caso de los HDD, se mide en revoluciones por minuto, que expresan el número de vueltas o rotaciones de cada disco en ese lapso de tiempo.

Por su parte, en los SDD −mucho más rápidos, al no depender de un elemento mecánico− este parámetro se expresa en megabytes por segundo. En este caso no se mide la velocidad de rotación de un elemento que no existe, sino la rapidez con la que se mueven los datos entre los microchips interconectados del disco. Es el funcionamiento característico de las memorias flash.

Hard disk drive archive data backup

El disco duro interno es un elemento de hardware integrado en un dispositivo electrónico para el que realiza funciones de almacenamiento. (Fuente: Rawpixel: 85968775/ 123rf.com)

¿Qué es la interfaz del disco duro y qué tipos hay?

Podemos simplificar el concepto de interfaz y explicarlo como la forma o el modo de comunicación entre el disco duro interno y la computadora u otro dispositivo electrónico al que se encuentre conectado. De ello dependerá, por lo tanto, el correcto funcionamiento del disco duro.

Como es lógico, no todos los discos son compatibles con todos los dispositivos.

Los dos tipos de interfaz más comunes se llaman SATA −Serial ATA− y PCIe. El primero ofrece múltiples variantes que han ido evolucionado técnicamente con el tiempo. Así, encontramos los SATA 1.0, SATA 2.0 y SATA 3.0, siendo compatibles los más recientes con los más antiguos y ofreciendo los 3.0 una mayor velocidad. La interfaz PCIe garantiza una velocidad aún mayor.

¿Qué es la memoria caché de un disco duro interno y para qué sirve?

La memoria caché o buffer del almacenamiento del disco duro interno puede definirse como el espacio que el disco dedica a aquellos archivos o ficheros que se abren de forma más habitual. Es decir, aquellos a los que nosotros o el propio equipo, durante su arranque, accedemos con mayor frecuencia. También es el limbo de los datos que esperan a ser leídos o grabados.

Esta característica técnica se mide en megabytes −un clásico en desuso−, y varía en un rango más o menos amplio. Nuevamente, apreciamos diferencias notables entre los discos duros internos HDD y SSD: los primeros ofrecen desde ocho megabytes hasta 256, más o menos; los segundos suelen comenzar ya en valores superiores, en torno a los 32 megabytes de memoria caché.

Closeup of hands with tweezers and computer hard disk

La velocidad del disco a la hora de grabar y reproducir los elementos grabados es otro factor que suele interesar a los usuarios. (Fuente: Rawpixel: 85862647/ 123rf.com)

¿Cómo sé si un disco duro interno es compatible con mi dispositivo?

A la hora de comprar un disco duro interno para un dispositivo que ya tenemos −es decir, para reemplazar un disco ya existente−, es importante ver primero si existe compatibilidad entre el disco duro interno y el dispositivo. En general, hay que ponderar tres factores: el tamaño del disco, el tipo de conexión y el sistema operativo del dispositivo.

El tamaño es un factor muy restrictivo, pues se trata de una cuestión de encaje: o hay espacio para el disco o no lo hay. Los otros dos factores son más flexibles, en el sentido de que, por ejemplo, un disco SATA 3.0 es compatible con un PC que no admita esa interfaz −pero sí SATA 1.0 o 2.0−, aunque el rendimiento no será óptimo y no sacaremos todo el provecho del disco.

Tabla comparativa de modelos de disco duro interno

En la siguiente tabla veremos de forma esquemática las principales características de cada modelo de disco duro interno incluido en nuestro ranking. Así, será más fácil y práctico ver cuál se adapta mejor a lo que estamos buscando:

Modelo Western Digital Samsung SeaGate Iron Wolf Crucial
Tipo HDD SSD HDD SSD
Almacenamiento 2 terabytes 1 terabyte 12 terabyte 240 gigabyte
Interfaz SATA III SATA III SATA III SATA III
Memoria caché 64 megabytes 1 gigabyte 256 megabytes N/A
Tamaño 3.5 pulgadas 2.5 pulgadas 3.5 pulgadas 2.5 pulgadas

Criterios de compra

Vistos los elementos característicos del disco duro interno y comparados los modelos más recomendables del mercado, es hora de determinar qué características de las que hemos visto deben guiar nuestra compra. Veamos qué criterios debemos seguir para elegir el disco duro interno que mejor se adapta a nuestras necesidades y a las características de nuestra computadora.

Capacidad de almacenamiento

Como ya señalamos al inicio del artículo, la capacidad de almacenamiento suele ser el factor estrella a la hora de elegir el disco duro interno. O, al menos, el criterio de desempate entre varios modelos similares. De ello dependerá la cantidad de archivos y programas que podremos almacenar en nuestro dispositivo, así que también debemos valorar para qué lo utilizamos.

No es lo mismo almacenar fotografías y documentos de Office, junto con programas básicos, que videojuegos, películas y otros archivos pesados como presentaciones o trabajos en programas de diseño. Por lo tanto, este criterio tiene mucho que ver con el tipo de usuario y de dispositivo −computadora, tablet o videoconsola, entre otros− en el que se vaya a integrar.

HDD open ready to repair on the table

El tamaño es un factor muy restrictivo, pues se trata de una cuestión de encaje: o hay espacio para el disco o no lo hay. (Fuente: Rawpixel: 100101853/ 123rf.com)

Dimensiones del disco duro

Este criterio es muy relevante si estamos buscando un disco duro interno que integrar en un dispositivo ya existente −si estamos comparando, por ejemplo, computadora nuevas en base a su disco duro interno, no resulta esencial−. Esto se debe a que, como vimos, existen diferentes medidas e incluso formas físicas que impiden la instalación en cualquier dispositivo.

Recordemos que el tamaño de un disco duro de una computadora de sobremesa −generalmente, de 3,5 pulgadas− difiere del de una computadora portátil −la mayoría son de 2,5 pulgadas− y del que utilizan las videoconsolas −la más popular del mercado utiliza también el de 2,5 pulgadas−. Por eso, a la hora de elegir un disco duro interno hay que asegurarse de que encaje bien en nuestra computadora.

Compatibilidad con el dispositivo en el que se integra

La compatibilidad entre el disco duro y el dispositivo es fundamental. Como indicamos en el apartado inmediatamente anterior −el relativo a las dimensiones−, el tamaño es uno de esos requisitos de compatibilidad a tener en cuenta. Pero hay más. Los dos esenciales, aparte del ya citado, son el sistema operativo con el que funciona nuestro dispositivo y la conectividad.

De poco nos servirá un disco duro interno Serial ATA III, por ejemplo, si lo vamos a integrar en una computadora antigua. Porque, aunque pueda llegar a funcionar sin problema, no llegaremos nunca a aprovechar la rapidez de lectura y grabación en un dispositivo que se quedó en la serie ATA I. Con respecto a los sistemas operativos, la compatibilidad hoy es casi universal.

Closeup of computer hard disk drive

No es lo mismo almacenar fotografías y documentos de Office, junto con programas básicos, que videojuegos, películas y otros archivos pesados. (Fuente: Rawpixel: 100175913/ 123rf.com)

Velocidad de lectura y escritura/grabación

La velocidad de lectura y escritura determinará cuánto tarda el disco duro interno en almacenar los archivos y en leerlos cuando accedas a ellos. Es una característica importante porque ya no estamos acostumbrados a esperas demasiado largas cuando utilizamos dispositivos electrónicos, cada vez más veloces. El parámetro de medición varía en función del tipo de disco.

En el caso de los discos duros HDD, la velocidad se mide en revoluciones por minuto (rpm, por sus siglas), siendo 7.200 la más común en el mercado. Deberíamos, por lo tanto, buscar igualar o superar ese valor. En el caso de los discos SDD, que utilizan memorias flash, la unidad de medida es el megabyte por segundo (MB/s). Y siempre, a mayor velocidad, mayor coste.

Memoria caché o buffer

La memoria caché, también conocida como buffer del almacenamiento de la unidad de disco, ya la definimos en apartados anteriores refiriéndonos a ella como el espacio de la unidad reservado al almacenamiento de aquellos archivos digitales a los que el usuario accede más habitualmente. En ese sentido, habrá que ver qué tipos de archivos abrimos con más frecuencia.

De cualquier forma, a la hora de valorar este parámetro como criterio de compra de nuestro disco duro interno hay que saber en qué rangos se mueven los valores habituales. A mayor capacidad, más información en caché. Para los discos HDD, solemos encontrar memorias caché de entre ocho y 256 megabytes; para los discos SDD, el rango comienza en los 32 megabytes.

Resumen

En este artículo hemos tratado de sintetizar, sin omitir ningún dato relevante, todo lo que rodea a los discos duros internos como elementos de hardware imprescindibles en cualquier computadora. Vistas las características técnicas y comparados los modelos punteros del mercado, enumerados después los criterios o parámetros a tener en cuenta para elegir un modelo adecuado.

Esperamos que este artículo haya ayudado a nuestros lectores en la tarea de conocer mejor y elegir acertadamente un disco duro interno. Si te ha gustado lo que leíste, anímate a compartirlo con tus amigos, a través de las redes sociales. Así, podrás intercambiar impresiones y debatir acerca de cuál de los modelos del ranking les resulta más atractivo.

(Fuente de la imagen destacada: Vladimir Arhipov: 77232903/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en nosotros?