Existen dos claves a la hora de realizar una firma digital, no olvides no dar y guardar tu clave privada.
Última actualización: junio 17, 2021

A la hora de enviar o recibir un documento o información, queremos asegurarnos de que es el correcto y que nos lo ha mandado la persona adecuada. Bien, esto lo vamos a conseguir gracias a las firmas digitales.

En este artículo, te vamos a enseñar todo lo que debes saber sobre ellas. Al fin y al cabo, toda precaución es poca en el mundo digital actual. Sigue leyendo y ¡toma nota!




Lo más importante

  • Las firmas digitales nos pueden ayudar a identificar a las personas que nos mandan documentos oficiales.
  • Además de identificar al emisor, nos aseguran que el documento es original.
  • Es un elemento usado en varios campos, por ejemplo en el de las criptomonedas.

Lo que debes saber sobre las firmas digitales

A continuación, vamos a explicar los conceptos fundamentales acerca de las firmas digitales. Presta mucha atención porque las firmas digitales van a ser tu mayor aliado a la hora de detectar algún error en tus documentos.

clase de finanzas

Las firmas digitales son un elemento que nos ayuda tanto laboralmente como personalmente a la hora de emitir documentos. (Headway, 5QgIuuBxKwM/unsplash.com)

¿Qué es una firma digital?

Lo primero que debemos saber es qué es una firma digital. Se trata de una herramienta criptográfica para asegurarnos de la identidad tanto del autor como de los documentos que nos envían. En otras palabras, son un mecanismo que nos asegura quién nos manda un archivo, así como que es el original.

Si queremos identificar las firmas digitales con un elemento de nuestro día a día, este sería, nada más y nada menos, que nuestras firmas físicas hechas a mano. Cuando queremos mandar un documento, la firma digital nos va a generar un código que nos permitirá mandar el archivo con total confianza, ya que nos muestra que no ha sido manipulado.

Aunque el ser humano lleva desde el inicio de nuestra época utilizando métodos de encriptación en las comunicaciones que mantiene, no fue hasta los años 70 con la PKC  o criptografía de clave pública cuando las firmas digitales se hicieron realidad.

¿Para qué sirven las firmas digitales?

Las firmas digitales sirven para asegurarnos que un documento es oficial o no está alterado de ninguna forma o que el emisor del mismo realmente es quien nos lo está mandando. En otras palabras, las firmas digitales son un identificador para asegurarnos de la autenticidad de cierta información o documento.

¿Qué es el hash y para qué sirve?

Ahora ya sabemos qué es una firma digital y para qué sirve, pero en este apartado  te vamos a contar cómo funcionan. ¿Qué necesita una firma digital para que haga realmente su función? A continuación, vamos a hablar del sistema hash.

Este sistema transforma nuestros datos en un output cuando son procesados. Además, lo hace con una extensión fija, es decir, todos los datos van a tener el mismo tamaño una vez hayan sido procesados. Si juntamos el sistema hash con la criptografía, que es la protección y cifrado de nuestros datos, obtenemos una huella digital única, ya que cada vez que hagamos este proceso, obtendremos una diferente.

Así, nuestros archivos no serán manipulados y llegarán al receptor de la mejor forma posible. Este sistema es el que hace posible que nuestros datos puedan tener un tamaño único para poder cifrarlos.

Criptografía de clave pública (PKC)

La clave pública nos ayuda a que nadie consiga editar nuestros documentos. Esto se consigue generando dos tipos de clave, una clave pública y una clave privada. Ambas estarán relacionadas y servirán para encriptar datos y firmas digitales. Sin estas claves, nadie puede modificar los archivos encriptados.

El primer paso de las PKC es encriptar los datos y esto lo conseguirán con el sistema hash que hemos explicado con anterioridad. Dentro de este proceso, lo que va a suceder con las claves es que se procede a encriptar la clave pública y se desencripta la clave privada.

Al mensaje se le procesa mediante el sistema hash con la clave privada del firmante del documento y, cuando ese documento llega a las manos del receptor, con la clave pública que le ha proporcionado el emisor, puede comprobar dicho mensaje.

Sin la clave pública, es muy difícil que dicha información sea modificada. Las claves son, por lo tanto, otra barrera de seguridad. Sin embargo, también existen firmas sin encriptar y firmas que emplean otro tipo de seguridad, como la firma digital de curva elíptica. Todas ellas buscan asegurarnos que nuestras transacciones son fiables y, sobre todo, auténticas.

numeros verdes

La encriptación de las firmas digitales nos asegura que no hayan modificado los documentos ni que hayan suplantado la identidad del emisor. (Markus Spiske, iar-afB0QQw/ unsplash)

Ventajas de las firmas digitales

Las firmas digitales tienen varias ventajas. A continuación, te explicaremos algunas de ellas.

  • Mayor seguridad. Gracias a las claves es muy difícil que se suplanten tu identidad como persona y tus datos no se verán manipulados.
  • Ahorro de coste. Tanto para personas como para empresas es una gran ventaja, ya que te ahorrarás una cantidad de dinero considerable a la hora de usar papel, mensajería, etc.
  • Mayor agilidad. Estos procesos se automatizan y se simplifican.
  • Mejora de la experiencia con clientes o con la otra persona. Las firmas digitales nos dan comodidad, agilidad y seguridad.
  • Entorno sin papel. Si somos personas preocupadas con el medioambiente, la firma y los documentos digitales son nuestro mejor aliado, ya que gracias a ellos ahorraremos toneladas de papel.

¿Cuáles son los riesgos de las firmas digitales?

Como en todo, existen ventajas pero también hay riesgos.

  • Riesgos de hackeo. Siempre existe la pequeña probabilidad de que nos hackeen nuestras firmas y consigan nuestras claves.
  • Nuestras firmas deben ser expedidas por un organismo de confianza y responsable. De no ser así, esa identidad tendrá acceso a nuestros documentos firmados.
  • Alguien podría descubrir nuestras claves. Estas claves deben estar totalmente protegidas y no deben estar disponibles para cualquier persona.

Estos son los principales riesgos de las firmas digitales con los que tendrás que tener mucho cuidado si no quieres meterte en problemas legales o judiciales.

Funcionamiento de las firmas digitales

Ahora, vamos a explicar el funcionamiento de las firmas digitales en tres pasos.

  • El primer paso sería el hashing de los datos. Mediante su algoritmo obtendremos el valor hash, que nos dará un tamaño determinado. Aunque podemos utilizar una clave privada sin tener que pasar por un proceso hasheado, es conveniente hacerlo.
  • El segundo paso sería la firma. Una vez terminado el proceso de hashing, el emisor del documento deberá firmarlo y obtendrá una clave pública. Aunque existen muchas formas de hacer este proceso, la más habitual sería la siguiente:
  • El último paso sería la verificación, que simplemente sería la comprobación con la clave pública por parte de la persona que recibe el mensaje. No debemos olvidar que ambas claves serán generadas por el emisor del mensaje, es decir, aquel que firme los documentos tendrá acceso a ambas firmas y será responsable de dar la clave pública.

¿Cómo solicitar una firma digital?

A la hora de solicitar una firma digital, los pasos más comunes a dar son:

  • Acceder a la web de la fábrica nacional de moneda y timbre para obtener el certificado software.
  • Solicitar la firma digital rellenando los datos que nos mandan y enviar la petición.
  • Acreditar nuestra identidad ante un organismo público.

¿Por qué son importantes las firmas digitales?

Las firmas digitales son muy importantes tanto para la vida laboral como para la vida personal. Existen tres argumentos por los cuales las firmas digitales son importantes.

  • Fiabilidad de los datos que recibimos y enviamos. Podemos verificar que nuestros documentos no han sido modificados de ninguna forma antes de que lleguen al receptor.
  • Autenticidad, ya que si se mantiene en secreto la clave privada, el receptor va a poder comprobar que los documentos provienen de la persona que realmente debe mandarlos.
  • Negación. Una vez firmada, el emisor no va a poder negar que haya sido él quien ha enviado la información o que su identidad haya sido suplantada.

¿Cuando se puede usar la firma digital?

Una firma digital puede usarse en varios ámbitos de la vida. A continuación, te explicaremos algunos de ellos.

  • Blockchain: Esta tecnología es usada por las criptomonedas con el fin de poder firmar las transacciones financieras.
  • Cuidado de la salud: Con las firmas digitales podemos evitar los fraudes en cuanto a recetas o informes médicos.
  • Finanzas: En auditorias, informes, préstamos o gastos, ya que ellas nos aseguran quién lo ha expedido.
  • Jurídico: Por ejemplo, a la hora de dictaminar algún tipo de ley o castigo, esta firma nos ayudaría a saber quién ha sido su autor.
  • Tecnología de la información: Mejora los diferentes tipos de sistemas, por ejemplo internet.

A continuación, te mostramos una gráfica que nos permite ver el porcentaje de compañías que han usado firmas digitales en alguna comunicación enviada desde su empresa en España entre 2009 y 2018. Como podemos ver, ha ido aumentando en una cantidad significativa el número de empresas que han usado firmas digitales, hasta llegar a un 76.7%.

grafica

Porcentaje de compañías que utilizaron firmas digitales en alguna comunicación enviada desde su empresa en España entre 2009 y 2018. (Fuente: statista.com)

Renovación de las firmas digitales

Las firmas digitales tienen una fecha límite en la que caducan y, para renovarlas, hay que hacerlo 60 días antes de que estas caduquen. Para conseguirlo, hay que seguir los mismos pasos que para solicitarla. Sin embargo, tendremos que elegir "renovar firma" en lugar de "solicitar firma".

PDF con firma digital

Para firmar un archivo PDF con una firma digital hay que seguir los siguientes pasos. No te preocupes porque es un proceso muy sencillo.

  • En primer lugar, debemos abrir el archivo que queramos firmar en PDF.
  • A continuación, tienes que seleccionar firmar en la barra de herramientas que nos ofrece el programa.
  • Otra opción sería pulsar en rellenar o firmar y ¡listo! Ya tenemos nuestros documentos firmados y preparados para enviarlo.

Firma digital vs. firma electrónica

Podríamos decir que todas las firmas digitales en cierta forma son firmas electrónicas, pero existen casos en los que no es del todo cierto.

La principal diferencia entre ambas es el proceso que se lleva a cabo para su autenticación, es decir, como ya hemos mencionado, las firmas digitales son encriptadas mediante los sistemas hash, criptográfica de la clave pública u otras técnicas de cifrado.

Conclusión

Las firmas digitales son aquellas que nos ayudan a identificar a aquellas personas que emiten un documento o información. Así podremos saber que no hayan sido modificados mientras se envían. Su proceso simple de encriptación nos puede ayudar en varios ámbitos de la vida y su solicitud es muy fácil.

(Fuente de la imagen destacada: Scott Graham: 5fNmWej4tAA/ unsplash)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones