Si estás considerando comprar un lavavajillas, quizá es porque quieres renovar el actual, o tal vez caíste en cuenta de que este electrodoméstico te puede ayudar más de lo que pensabas. Estas máquinas modernas gastan menos agua de la que malgastas cuando lavas los platos a mano, pero además te aportan más tiempo libre para realizar tus actividades diarias.

Contar con un lavavajillas en la cocina ya no es un lujo, como lo era en la época de nuestros padres. La tecnología avanza a pasos gigantes y los lavavajillas no s quedan atrás. Hoy en día, incorporan grandes mejoras a precios realmente asequibles. Por esto, en esta guía de Monedero Smart vamos a analizar todas sus posibilidades. ¿Preparados? ¡Comenzamos!

Lo más importante

  • Los lavavajillas, en contra de creencias y mitos, te ayudan a ahorrar agua y energía. De hecho, y según un estudio que mencionamos en la guía, te puede ahorrar un total de 30 litros diarios en comparación a lavar los platos manualmente.
  • Las ventajas de este tipo de electrodomésticos son evidentes: ahorran agua, energía, cuidan tus manos, es más higiénico que si lavas manualmente y además te dejan tiempo libre para realizar otras actividades.
  • Antes de decidirte a comprar un lavavajillas, tienes que tener en cuenta una serie de criterios, como las medidas, el tamaño o la eficiencia energética. El presupuesto, evidentemente, también es importante, al igual que optar por marcas de confianza.

Los mejores lavavajillas del mercado: nuestras recomendaciones

Cuando somos muchos en el hogar, la tarea de lavar los platos parece interminable, de ahí la necesidad de un lavavajillas para disminuir el trabajo y poder disfrutar de nuestro tiempo libre. Para ayudarte a elegir la opción más adecuada, realizamos una cuidadosa selección sobre los mejores productos que puedes encontrar en el mercado. ¡Presta atención!

HomeLabs: Compact Countertop, el lavavajillas favorito de los usuarios online

Esta es una lavadora de platos pequeña y conveniente para que limpies tus platos cómodamente después de cenar. Podrás ponerlo fácilmente sobre el mesón de la cocina, ya que requiere menos espacio.

Está equipado con accesorios que incluyen manguera de entrada y de drenaje, y también adaptador de grifo. Solo tendrás que poner los platos y utensilios en la canasta y demás estantes, dejando que el lavavajillas haga todo el trabajo sucio.

Frigidaire: FFBD1821MW, el mejor lavavajillas por su relación calidad-precio

El lavavajillas de Frigidaire es compacto y elegante. Sus dimensiones son de 60 x 51 x 90 pulgadas, un tamaño perfecto para que lo adaptes en tu cocina pequeña. Es efectivo y cumple con las expectativas de los usuarios más exigentes.

Es una máquina que no hace mucho ruido, más bien es silenciosa. Además, su precio es tan asequible que parece mentira que sea tan bueno. Te recomendamos hacer la instalación con un especialista, ya que así garantizarás su excelente funcionamiento.

EdgeStar: DWP62SV, el mejor lavavajillas para ahorrar dinero

Con este lavavajillas gastarás un 61 % menos de energía que con productos similares. Asimismo, ahorrarás agua, ya que utiliza muy poca para hacer efectivamente su tarea. También es muy fácil de operar.

Cuenta con 6 configuraciones de lavado para que limpies según tus necesidades. Su interior es de acero inoxidable, que además de ser resistente, hará que se vea bien en donde lo ubiques. Este modelo lavará  profunda y completamente todos tus platos.

Bosch: SHX878WD5N, el mejor lavavajillas para los platos más sucios

Si no quieres perder el tiempo lavando los platos y ollas malolientes, este lavavajillas es para ti. De hecho, no requerirá que limpies previamente los sobrantes en el grifo para que cada utensilio salga limpio e impecable.

Cuenta con 6 opciones de lavado que se ajustan a tus necesidades. En cuanto al ruido, esta es una máquina supersilenciosa, pero eficiente, ya que además trabaja más rápido que otras lavadoras.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los lavavajillas

Un problema habitual en las viviendas actuales es la falta de espacio. Si tu cocina es pequeña, es probable que para ti sea más adecuado un lavavajillas compacto y estrecho, pero si dispones de amplitud tal vez sea mejor un lavavajillas independiente. Sea cual sea tu elección, en esta sección vamos a responder las preguntas más frecuentes de los potenciales compradores.

Pareja decidiendo sobre lavavajillas

Algunos lavavajillas incluyen el lavado a media carga. (Fuente: goodluz: 52822261/ 123rf.com)

¿Qué es un lavavajillas y qué ventajas ofrece?

Inventado en 1883 por Josephine Cochrane, un lavavajillas o lavadora de platos es un electrodoméstico que sirve para limpiar la vajilla y los cubiertos de forma automática. El lavavajillas funciona mediante pulverización de agua caliente con detergente sobre la vajilla, generalmente entre 45 y 65 grados centígrados. El ciclo de lavado finaliza con el aclarado. Aunque no lo creas, recurrir a un lavavajillas cuenta con muchas ventajas, como vas a comprobar en el siguiente listado:

  • Ahorra agua. Según un estudio elaborado por BSH Electrodomésticos, puedes ahorrar diariamente 30 litros más que si lavas a mano.
  • Ahora energía. Gastan hasta un 10 por ciento menos de energía que si lavas los platos a mano, según un estudio realizado por la Universidad de Bonn, en Alemania.
  • Ahorra tiempo. Que, como decíamos en la introducción, puedes dedicar a otras actividades. Incluso puedes dejarlo programado para que realice la tarea por la noche si cuentas con un modelo silencioso.
  • Cuida tu vajilla. Es un mito que el lavavajillas daña tu cristalería cuando es todo lo contrario. Eso sí, debes incorporar productos como abrillantador y decidirte por lavavajillas con funciones adicionales para el cuidado de tu vajilla.
  • Más higiene. Tus platos estará más higiénica si lavas con un lavavajillas que si lo haces a mano. Los limpiones acumulan infinidad de gérmenes, mientras que los lavavajillas incorporan potentes detergentes que eliminarán bacterias y microorganismos dañinos.
  • Cuida tus manos. No tendrás que lidiar con los detergentes habituales para lavar en el grifo, que deterioran la piel de las manos. Someter a tus manos a altas temperaturas y a detergentes no es lo más recomendable para tu piel.
  • Es más cómodo. No tienes que lavar inmediatamente después de las comidas y tampoco tendrás la cocina llena de vasos y sartenes por todo el mesón. Del lavavajillas al mueble de la cocina, directamente.
Mujer sacando la lavavajillas

Si donde vives el agua tiene mucha cal sí tendrás que utilizar sal para que no deteriore el electrodoméstico. (Fuente: Mark Bowden: 31003901/ 123rf.com)

¿Cuáles son los componentes de un lavavajillas?

Por si no los conoces, los lavavajillas cuentan con elementos diferenciados para realizar su labor. En esta pregunta abordamos en resumen cuáles son las piezas o zonas clave de los lavavajillas y cuál es su función dentro del ciclo de lavado de este pequeño electrodoméstico. A continuación, y para que sea más sencilla su visualización, los explicamos en una lista:

Piezas fundamentales del lavavajillas ¿Cuál es su función principal?
Calentador La función principal es calentar el agua de la lavadora de platos durante un ciclo de lavado. Está compuesto por piezas de metal que calientan el agua a través de la electricidad.
Bomba de circulación Se trata de un motor eléctrico que impulsa el agua a través de los brazos rociadores. Después, drena el agua dirigiéndola hasta la manguera de drenaje.
Está situada en el centro del lavavajillas.
Filtro Situado en la parte inferior del electrodoméstico, su objetivo principal es que la suciedad no alcance el interior y deteriore el sistema.
Brazos giratorios Son hélices giratorias situadas en la parte inferior del lavaplatos, muy cerca del filtro, que queda a un lado, y que sirven para expulsar el agua hacia la vajilla.

¿Cómo funciona un lavavajillas?

Seguro que podrías explicar muy rápidamente cómo funciona un lavavajillas: basta poner la vajilla sucia, cerrar, darle a un botón y a esperar a que finalice el ciclo de lavado. Hasta aquí, una explicación sencilla, pero los lavavajillas siguen una serie de pautas que sirven para entender un poco mejor su funcionamiento, como verás en el siguiente listado:

  • Captación de agua. Lo primero que hace el lavavajillas es llenar de agua un pequeño depósito situado en la parte inferior.
  • Calentamiento. Salvo en el prelavado, el lavavajillas utiliza agua caliente. Esta operación se realiza en el calentador eléctrico, situado en el depósito ubicado debajo de los brazos giratorios.
  • Detergente. Tras calentar el agua, la máquina añade el detergente, cuya cantidad variará dependiendo de la programación previa.
  • Lavado. El agua es expulsada a través de los brazos giratorios, o rociadores. Gracias a la presión de la bomba, los brazos giran y expulsan el agua con fuerza para que la vajilla y cristalería queden relucientes.
  • Drenaje. Una vez lavada la vajilla, el electrodoméstico vacía el agua sucia a través del desagüe habilitado para esto.
  • Aclarado. El lavavajillas ahora repite todo el proceso, pero sin incluir ningún tipo de detergente. El agua generalmente es fría, pero hay algunos electrodomésticos que también usan agua caliente en esta sección.
  • Vaciado. El agua sobrante es expulsada por la máquina.
  • Abrillantador. Si lo que buscas es que tu cristalería salga seca y sin marcas, añade liquido para brillo en el compartimento correspondiente.

¿Qué tipos de lavavajillas existen en el mercado?

Para realizar una buena compra, tienes que tener claro qué tipo de máquina necesitas para tu cocina y de cuánto espacio dispones, aunque este último aspecto lo veremos en profundidad más adelante. Básicamente, existen dos tipos de lavavajillas que reúnen diferencias evidentes, como verás a continuación:

  • De libre instalación:También conocidos como “estándar”, se pueden ubicar en cualquier zona de la casa, aunque tienen que estar cerca de una toma de agua. Tiene capacidad de hasta 14 cubiertos o servicios y generalmente es blanca o de acero inoxidable.
  • Integrados: También denominados “panelables”, se integran con el restante mobiliario de la cocina y a veces se instalan en huecos vacíos, como por ejemplo debajo de un mueble, pasando totalmente desapercibidos.
    Suelen ser más caros que la primera opción.

¿Hay diferencias en relación con la capacidad del lavavajillas?

Sí, porque no es lo mismo que vivas con dos amigos o que formes parte de una familia numerosa. Podemos establecer las diferencias de capacidades de estos electrodomésticos guiándonos por los servicios o cubiertos. Un servicio son los cubiertos utilizados por una persona en una comida incluyendo el café. Veamos las diferentes capacidades en la siguiente tabla:

Número de servicios o cubiertos ¿Qué lavavajillas necesito?
De 12 a 16 servicios Indicado para familias numerosas y en la actualidad muchos lavavajillas estándar llegar a lavar hasta 16 servicios en un solo ciclo de lavado.
De 7 a 11 servicios Adecuado para tres o cuatro personas o para cocinas con poco espacio.
De 6 servicios o menos Suele corresponder al lavavajillas compacto y es adecuado para parejas, personas solteras o viviendas donde se usa esporádicamente la maquina.

¿Qué es exactamente un lavavajillas compacto?

Son máquinas pequeñas y de libre instalación. Generalmente, están disponibles hasta 6 cubiertos y son adecuados para viviendas de pequeño tamaño. Se suelen instalar sobre los mesones de la cocina y su consumo es menor, por lo que estaremos contribuyendo a mejorar el medio ambiente, además de ahorrar en la factura eléctrica.

foco

 Según un estudio hecho por Bill Hesselmar los niños de familias que lavaban los platos a manos en vez de usar el lavavajillas tenían menos alergias.

¿Cuáles son los programas de lavado habituales en un lavavajillas?

Los lavavajillas suelen incluir diferentes programas de lavado y cada uno es específico para realizar un tipo de función. No es lo mismo un programa eco que un programa intensivo, por poner un ejemplo. Seguidamente, te explicamos en una lista las diferencias guiándonos por la temperatura de lavado que alcanza este pequeño electrodoméstico.

  • Lavado eco: Con él ahorras hasta un 16% más de agua y hasta un 20% de luz, según una estadística de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios). La temperatura alcanza 50ºC o menos y emplea una hora más que el programa normal en el ciclo de lavado.
  • Prelavado o aclarado: Tanto prelavado como aclarado corresponde al mismo programa, indicado para enjuagar la vajilla con agua fría.
  • Lavado express: Lava y seca en la mitad de tiempo, generalmente a una temperatura de 65ºC. Está indicado para vajilla que ya se haya aclarado con anterioridad.
  • Lavado intensivo: Es adecuado para la vajilla más sucia, incluyendo sartenes o cacerolas con suciedad incrustada. Generalmente, utiliza un máximo de 70 ºC y su duración suele prolongarse hasta las 2 horas.
  • Lavado normal: La temperatura suele alcanzar 55ºC y es el más utilizado a diario. La duración del programa se sitúa aproximadamente en una hora.
  • Lavado a media carga: Algunos lavavajillas incluyen el lavado a media carga, indicado para cuando necesitamos platos, pero el contenedor del lavavajillas está medio vacío. En estos casos, se utiliza este programa, que es capaz de ahorrar electricidad, agua y detergente hasta en un 20%.

¿Cómo hay que instalar un lavavajillas?

Es muy sencillo, pero hay que tener una cierta habilidad. En estas líneas, te resumimos cómo hacerlo sin complicaciones. Lo primero es unir las tomas de agua del grifo con las del electrodoméstico a través de tuberías que incorporan llaves de paso. También se denominan “racores”. En segundo lugar, conecta el lavavajillas a la corriente eléctrica.

¿Por qué es necesario verter sal y abrillantador en el lavavajillas?

Las aguas duras necesitan ablandarse y para ello es necesaria la sal, que recoge los iones de magnesio y calcio. Si donde vives el agua tiene mucha cal sí tendrás que utilizar sal para que no deteriore el electrodoméstico. Procura que el depósito esté siempre lleno. Por su parte, el abrillantador asegura un secado sin manchas y un enjuague uniforme en toda la vajilla.

¿Qué mantenimiento requiere un lavavajillas?

Si queremos que nuestro pequeño electrodoméstico nos dure la mayor cantidad de tiempo posible, es necesario seguir unas pautas periódicas de mantenimiento, al igual que realizar un uso correcto del aparato. A continuación, establecemos en un listado algunos consejos útiles para mantener nuestro lavavajillas en un correcto estado:

  • Comprobar niveles de sal, abrillantador y detergente. Antes de poner en funcionamiento el lavavajillas es conveniente verificar los niveles de estos productos. No debes olvidarte de ninguno de ellos, sobre todo si vives en una zona con aguas duras.
  • Coloca la vajilla más sucia en la zona inferior. Así, le llegará el chorro de agua directamente y con toda su potencia. Este consejo es recomendable si no cuentas con unas especificaciones claras por parte del fabricante en cuanto a la colocación de la vajilla.
  • Brazos giratorios libres de obstáculos. Comprueba de que nada dificulte el giro de las aspas o brazos giratorios dentro del lavavajillas.
  • Coloca los utensilios y cubiertos de plástico en la zona superior. De esta manera, estarán alejados de cualquier resistencia que los pueda deformar.
  • Dosis adecuada de detergente. Este es un aspecto importante, así que sigue las recomendaciones del fabricante. Una dosis muy alta no genera más limpieza, sino que desperdicias el detergente, mientras que una muy baja no proporcionará un lavado eficiente.
  • Cubiertos hacia abajo excepto cuchillos. Sigue este consejo y no juntes acero inoxidable con plata, deben estar en compartimientos distintos. La plata, además, es necesaria extraerla de la máquina antes del secado.
  • No cargues el lavavajillas por encima de su capacidad. Si lo haces habitualmente se pueden deteriorar los brazos giratorios.
  • Limpia los restos de comida. Y hazlo antes de iniciar el proceso de lavado. Así, evitarás que se atasquen los engranajes del interior y las tuberías.
  • Revisa el filtro. Es un procedimiento que debes realizar entre dos y tres veces al mes si utilizas la máquina frecuentemente. Extráelo, en el sentido contrario a las agujas del reloj, y retira posibles desechos. A continuación, lávalo con abundante agua.
  • Limpieza periódica. Por último, utiliza un producto específico para realizar una limpieza profunda cuando sea necesario.
Ama de casa y lavavajillas

La capacidad de un lavavajillas se suele medir por los servicios o cubiertos. (Fuente: Andriy Popov: 43694068/ 123rf.com

Criterios de compra

Adquirir un lavavajillas es una buena inversión, así que debes tener en cuenta una serie de criterios para comprar el apropiado. Ya sean la capacidad o las medidas, todos son elementos importantes que hay que contemplar para escoger el electrodoméstico más adecuado a nuestras necesidades.

  • Capacidad
  • Medidas
  • Nivel de ruido
  • Programas de lavado
  • Eficiencia energética
  • Funciones adicionales

Capacidad

La capacidad de un lavavajillas se suele medir por los servicios o cubiertos, por lo que debes realizar una proyección a cinco años sobre el número de usuarios. Si habitualmente son muchos en casa, opta por un electrodoméstico para 12 o 14 cubiertos. Recuerda que un servicio está compuesto por todos los utensilios a los que recurre una persona durante una comida.

Medidas

Otra opción para comprar un lavavajillas son sus medidas. Dependiendo del espacio disponible para su instalación, existen diferentes electrodomésticos adecuados a tus necesidades. En la siguiente tabla puedes visualizar diferentes opciones dependiendo del tamaño del aparato.

Tamaño lavavajillas ¿Qué opción es la adecuada para mí?
Estándar (60 centímetros) Es el de mayor capacidad (de 12 a 16 servicios) y el más adecuado para familias.
En realidad, la medida de fabricación es de 59, 5 centímetros (cm).
Es el más vendido, por lo que también cuenta con más funciones tecnológicas.
Estrecho (45 centímetros) Es el más adecuado para cocinas con poco espacio y su capacidad suele variar entre 7 y 11 cubiertos o servicios. Al igual que el lavavajillas estándar, la medida de fabricación es un poco menor, de unos 44, 5 cm.
Compacto Para espacios reducidos, uso esporádico o personas solteras, su capacidad suele ser para 6 servicios o cubiertos.

Nivel de ruido

Un aspecto importante que debes contemplar es la potencia sonora del lavavajillas. Si lo usas con frecuencia, odiarás que sea muy ruidoso. La mayoría de estos productos cuentan con una potencia entre 45 y 60 decibelios (dB), una cifra que encontrarás en la etiqueta energética. Cuanto más baja sea, menos notarás el ruido cuando el electrodoméstico esté a pleno rendimiento.

Si quieres utilizarlo por la noche, elige un modelo que no supere los 45 decibelios. Si lo vas a ubicar en un sótano, por ejemplo, fíjate en que no supere los 55 dB. No te molestará y el electrodoméstico hará su función igualmente de un modo parcialmente silencioso. Claro que entre menos ruido, más costoso.

Programas de lavado

Otro elemento de gran relevancia se refiere a los diferentes programas de lavado que incluye el lavavajillas. Fíjate en que disponga de modo eco porque ahorrarás en agua, luz y detergente. Otra cuestión importante es que el electrodoméstico cuente con un ciclo de lavado con agua fría para la vajilla con menos suciedad porque ahorrarás en tu factura.

Eficiencia energética

La eficiencia energética se plasma en diferentes etiquetas que van desde la letra A a la G, siendo esta última la que más consume. En general, te encontrarás con lavaplatos con certificación energética A, aunque esta puede ser A, A+, A++ y A +++, correspondiendo la última a la que menos consume en cuanto a energía.

Louis-Ferdinand CélineEscritor francés

“La muerte es solo una máquina de limpieza”.

Funciones adicionales

Los lavavajillas actuales incorporan una serie de funciones que pueden ser de gran interés. Algunos incluyen el sistema de protección antifugas AquaStop, otros proyectan en el suelo el estado del programa y otros incluyen compartimientos específicos para cubiertos de plata o ganchos para biberones. Sea cual sea tu necesidad, seguro que hay un lavavajillas para ti.

Por otra parte, fíjate en que el electrodoméstico elegido incluya el programa eco y que cuente con algún programa de agua fría para ahorrar más energía. Y, por supuesto, no te olvides de escoger un lavavajillas eficiente energéticamente.

Resumen

Comprar un lavavajillas o un lavaplatos incluye tener en cuenta una serie de factores clave para hacer la mejor compra. Uno de estos criterios esenciales se refiere a su potencia sonora. Si no tenemos mucho tiempo y queremos dejar lista la maquina para lavar la vajilla por la noche, es conveniente optar por un modelo silencioso, de no más de 45 decibelios.

Además, existen criterios fundamentales a la hora de efectuar su adquisición. El tipo de lavavajillas, sus medidas o la variedad de programas de lavado también son cuestiones que incidirán en tu presupuesto y, por supuesto, en tu comodidad, al igual que una marca conocida siempre te dará más confianza y será más fácil encontrar repuestos.

Si te gustó el artículo compártelo en tus redes sociales para que otros se beneficien de su contenido. O si prefieres, déjanos un comentario. ¡Muchas gracias!

(Fuente de la imagen destacada: Glasner: 87811936/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

MONEDEROSMART Redacción
MONEDEROSMART
Los redactores de MONEDEROSMART.com trabajan para brindarte artículos de primera, con la información que necesitas para hacer la compra más inteligente.