mochila termica de repartidor
Última actualización: julio 10, 2020

Nuestro método

14Productos analizados

19Horas invertidas

8Artículos evaluados

67Opiniones de usuarios

Las actividades al aire libre son una excelente opción para pasar tiempo con nuestros familiares y amigos. Puede ser una jornada de senderismo, un pícnic, una acampada, una tarde de playa o una excursión a la montaña. Todas ellas son magníficas alternativas para disfrutar de nuestro ocio y de la naturaleza.

La mochila térmica se presenta como una compañera magnífica en todas estas situaciones. Gracias a ella, podrás disfrutar de una bebida fresca en cualquier momento de tu excursión. Además, por su diseño, tienen la gran ventaja de que podemos llevarla a la espalda y mantener nuestras manos libres. Así pues, acompáñanos en este viaje hacia la mejor mochila térmica del 2020.




Lo más importante

  • Una mochila térmica nos ayudará a mantener frescos nuestros alimentos. Una de sus grandes ventajas es que es más fácil de transportar que un refrigerador portátil convencional.
  • No es imprescindible usar acumuladores de frío con nuestra mochila térmica. No obstante, ayudarán a conservar los alimentos frescos durante más tiempo.
  • La capacidad de la mochila para conservar el frío es uno de los criterios de compra básicos. En ella influirán aspectos como la calidad de los materiales o la temperatura ambiente.

Las mejores mochilas térmicas del mercado: nuestras recomendaciones

Una caminata en la naturaleza es un ejercicio muy saludable. Te permite, además, pararte de vez en cuando y observar tu entorno. En esas pausas, una bebida fría o una fruta fresca te ayudará a reponer energías. Una mochila térmica es una excelente opción para mantener tus alimentos a una buena temperatura. Aquí te mostramos una sección con algunos de los mejores modelos.

La mochila térmica favorita de los usuarios online

Esta mochila térmica de Tourit es uno de los modelos más vendidos del mercado online. Tiene capacidad para almacenas hasta 30 latas y puede conservar la temperatura en su interior hasta por 16 horas, dependiendo siempre de las condiciones externas.

Es una mochila a prueba de fugas gracias a que está hecho con material de alta densidad y forro interno. Tiene 1 compartimiento principal, 2 bolsillos de malla a los lados, 2 bolsillos frontales y 1 bolsillo con cremallera en la tapa.

La minimochila térmica

Para paseos cortos una mochila térmica grande es más un estorbo que una ayuda. Para esos casos es mejor que optes por una minimochila térmica, como esta Simplily Co. Es un modelo de diseño simpático que te puede acompañar a donde vayas.

Esta mochila cuenta con 2 bolsillos laterales aislados, 1 bolsillo frontal con cremallera aislante y 1 bolsillo trasero abierto. En el interior tiene 1 bolsillo de malla. Las correas son acolchadas y ajustables.

La mochila térmica más confiable

Hablar de Coleman es sinónimo de hablar de calidad. Por eso, esta mochila térmica de la marca es una de las más confiables del mercado, especialmente para actividades al aire libre. Tiene capacidad para almacenar 28 latas.

Esta mochila dispone de 1 bolsillo grande, 1 bolsillo frontal y 2 bolsillos laterales de malla. Es a prueba de fugas, gracias a su forro interno y a sus cremalleras impermeables. Cuenta con 2 correas ajustables para los hombros y 1 correa para sujetar a la cintura.

La mochila térmica de gran capacidad

Si tienes planificado una excursión larga con varios acompañantes, debes optar por una mochila térmica de gran capacidad, como esta de Lifewit que puede almacenar hasta 34 latas. Tiene 2 compartimientos principales, 1 bolsillo frontal y 2 bolsillos laterales.

Esta mochila está fabricada con tela Oxford de alta densidad, por lo que es impermeable y muy resistente. El forro interior está hecho de PEVA, acolchado con espuma EPE y con costura prensadas, por lo que tiene grandes propiedades térmicas y es a prueba de fugas.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las mochilas térmicas

Una mochila térmica nos permite transportar y mantener fresca nuestra comida y bebida. Además, gracias a ella podemos mantener libres nuestras manos. Es muy útil en el caso de que caminemos por terrenos escarpados o si necesitamos transportar más objetos. Pero, antes de decidirnos por un modelo, debemos despejar todas las posibles dudas, como las que aquí te resolvemos.

chico repartiendo comida

No es imprescindible usar acumuladores de frío con nuestra mochila térmica. No obstante, ayudarán a conservar los alimentos frescos durante más tiempo. (Fuente: Belchonock: 134943118/ 123rf.com)

¿Puedo guardar hielo en mi mochila térmica?

La respuesta es sí. En principio, las mochilas térmicas están diseñadas con materiales aislantes que permiten guardar hielo en su interior. No obstante, debes estar completamente seguro de que el modelo que elijas es a prueba de fugas.
De lo contrario, la mochila podría empezar a gotear cuando comience a derretirse el hielo.

También es importante tener en cuenta que, en algunos modelos, la cremallera del bolsillo principal no es impermeable. Por tanto, si tumbamos o ponemos boca abajo la mochila, podría verterse el hielo derretido (o cualquier otro líquido). Además, es buena idea ir vaciando, de vez en cuando, el agua que se haya ido acumulando.

¿Cuáles son las ventajas de una mochila térmica?

La principal ventaja de una mochila térmica es que te permite tener las manos libres mientras la transportas. De esta manera, podrás evitar caídas si caminas por terrenos resbaladizos o peligrosos, por ejemplo. Pero, desde luego, no es su única característica positiva. A continuación, te mostramos otras de sus ventajas:

  • Puedes llevarla a la espalda. De esta manera, liberas tus manos para protegerte en caso de caída o para transportar otros objetos. O, simplemente, por comodidad y por el placer de llevar las manos desocupadas.
  • Es más fácil de transportar que un refrigerador portátil convencional.
  • Algunos modelos permiten que los pleguemos cuando no los estamos usando.
  • Determinadas alternativas pueden emplearse como mochila de trekking o convencional cuando no queramos transportar alimentos.
  • Hay modelos cuyo exterior es impermeable.
  • Muchas opciones incluyen, además del compartimento principal, otros bolsillos en los que transportar objetos más pequeños, como cubiertos y servilletas.

¿Conservan también el calor las mochilas térmicas?

Las mochilas térmicas están diseñadas para aislar el interior de la temperatura exterior. De esta manera, conservan durante un periodo variable de tiempo la temperatura de los alimentos que introduzcamos. Este periodo de tiempo dependerá de diferentes circunstancias, como el frío y el calor ambiente. O, también, de los materiales de fabricación de la mochila.

Por tanto, la mayoría de mochilas térmicas también conservan el calor de los alimentos si los introducimos calientes. Al estar fabricadas con materiales aislantes, impedirán que el calor se escape y ralentizará el proceso de enfriamiento. Ten en cuenta que el tiempo que conservan el frío no tiene que ser necesariamente el mismo que conservan el calor.

¿Qué recomendaciones debo tener en cuenta al emplear una mochila térmica?

Una mochila térmica es un complemento muy práctico, ya que nos permite mantener nuestros alimentos refrigerados y transportarlos cómodamente. No obstante, para sacar el mayor partido al modelo que elijamos, es importante tener en cuenta ciertas recomendaciones de uso. A continuación, te mostramos las más importantes:

  1. Alimentos refrigerados: asegúrate de refrigerar los alimentos antes de meterlos en la mochila térmica. La mochila está diseñada para mantener la temperatura de los alimentos el mayor tiempo posible, no para enfriarlos. No obstante, si introducimos también hielo o acumuladores de frío, sí que podremos bajar la temperatura de los alimentos. En cualquier caso, la comida y la bebida aguantarán más tiempo frescos si los metemos ya fríos en la mochila.
  2. Hielo y acumulador de frío: tanto el hielo como los acumuladores de frío ayudarán a mantener frescos los alimentos durante más tiempo. Además, el hielo puedes ponerlo en el vaso de tu bebida para que esté más fría, si así lo deseas.
  3. Fugas: antes de meter hielo suelto en tu mochila, asegúrate de que está diseñada a prueba de fugas. Si no lo está, podría empezar a gotear cuando el hielo empiece a derretirse. Además, algunos modelos recomiendan no meter el hielo directamente en la mochila para no dañar el material aislante del interior. Asegúrate de que tu modelo lo permite. Una alternativa es introducir el hielo dentro de otro recipiente antes de meterlo en la mochila.
  4. Humedad: debemos tener cuidado con los objetos que introduzcamos en la mochila. El hielo al derretirse o el líquido de una botella mal cerrada podría mojarlos.
  5. Frío y calor: por su diseño, las mochilas térmicas también permiten mantener el calor de los alimentos si los introducimos calientes. Sin embargo, meter al mismo tiempo alimentos fríos y calientes es contraproducente. No es, por tanto, aconsejable mezclarlos.
  6. Seguridad: asegúrate de que los alimentos están en buen estado antes de ingerirlos. También es buena idea mantener el interior de la mochila siempre limpio. Además, es importante tener en cuenta las especificaciones del fabricante y sus instrucciones de uso.

hombre con mochila térmica

Una mochila térmica nos ayudará a mantener frescos nuestros alimentos.
(Fuente: Belchonock: 114190635/ 123rf.com)

¿Es imprescindible usar acumuladores de frío con nuestra mochila térmica?

Un acumulador de frío (también llamado acumulador térmico) es un aparato fabricado habitualmente en polietileno de baja densidad. Aunque es posible encontrarlos en otros colores, suelen tener una tonalidad azul muy característica. También hay modelos flexibles y su interior acostumbra a ir relleno de un gel eutéctico.

Su funcionamiento es muy sencillo. Se introduce en el congelador al menos entre dos y cuatro horas antes de su uso. A continuación, se mete en la mochila térmica. De esta manera, ayudará a mantener fríos los alimentos refrigerados. Su uso no es imprescindible. No obstante, mantendrá fresca nuestra comida durante un periodo de tiempo más prolongado.

foco

¿Sabías que el recubrimiento interior de muchas mochilas térmicas está hecho con un material llamado PEVA?

Criterios de compra

Una mochila térmica es una compañera de excursión muy práctica. Es, además, un complemento muy sencillo. No obstante, es importante que tengamos en cuenta ciertos criterios antes de decantarnos por un modelo en concreto. Nos referimos a aspectos como la capacidad de la mochila o su peso, entre otros. A continuación, te contamos los más importantes:

Peso

Los alimentos y la bebida que queramos llevar con nosotros en nuestra excursión pueden llegar a resultar pesados. Por eso, es importante que la mochila térmica que elijamos no suponga un peso extra considerable. La mayoría de modelos analizados para esta guía tienen un peso aproximado de entre 500 y 600 gramos. Por supuesto, existen modelos que llegan a los dos kilos.

Es importante, pues, fijarse en este aspecto cuando estemos dudando entre diferentes opciones. Entre una mochila de 500 gramos y otra de 600, no vamos a notar una gran diferencia. En cambio, sí que podemos llegar a notarla con una de dos kilos. En caminatas largas, el peso total de nuestra mochila puede marcar la diferencia.

repartidor de comida en edificio

Una mochila térmica nos permite transportar y mantener fresca nuestra comida y bebida. (Fuente: Belchonock: 135878007/ 123rf.com)

Materiales

Al elegir una mochila térmica debemos fijarnos en que tenga unos acabados resistentes. Lo último que queremos es que con el peso de la comida se rompan las costuras o se descosan las correas. Lo mismo ocurre con las cremalleras: deben ser también resistentes. Además, los materiales y el diseño influirán en la comodidad de la mochila.

Por otra parte, debemos fijarnos en los materiales aislantes que incluye.

Algunas están forradas con aluminio, por ejemplo. Otras, en cambio, incluyen una espuma aislante. También es importante que la parte que entra en contacto con nuestra espalda esté bien aislada. Si no lo está, el calor que desprende nuestro cuerpo podría transferirse al interior de la mochila.

Conservación del frío

Es habitual que se indique en las especificaciones del fabricante el número de horas que una mochila térmica puede conservar el frío. Es, por tanto, importante echar un vistazo a esta información. Podemos encontrar modelos que conservan frescos los alimentos cuatro horas. Otras opciones, en cambio, llegan a las quince horas.

Por supuesto, lo ideal es que nuestra mochila térmica mantenga refrigerados nuestros alimentos el mayor tiempo posible. Como ya hemos comentado, la mochila no enfría su contenido, sino que evita que se caliente. No obstante, en su capacidad de conservación del frío influirán ciertos factores. Aquí te los contamos:

  • Temperatura ambiente: el calor que haga en el exterior de la mochila influirá en el tiempo que se mantendrán frescos los alimentos. En los días más calurosos, la comida y la bebida se calentará antes. Además, si los rayos del sol inciden directamente sobre nuestra mochila, su interior se calentará antes.
  • Temperatura de los alimentos: como ya hemos comentado antes, es importante introducir los alimentos bien frescos en la mochila térmica. Cuanto más fríos estén en el momento de meterlos, más tiempo aguantarán frescos en el interior.
  • Acumuladores térmicos y hielo: si introducimos acumuladores térmicos bien fríos en la mochila térmica, los alimentos tardarán mas tiempo en calentarse. Lo mismo ocurre si ponemos hielo en el interior de la mochila.
  • Calidad de la mochila: por supuesto, los materiales con los que esté fabricada la mochila influirán en el tiempo que esta puede conservar el frío. Por eso, como decíamos en el apartado anterior, es importante que cuente con buenos materiales aislantes.

Capacidad

La capacidad de las mochilas térmicas se mide en litros. Este aspecto va a incluir en la cantidad de alimentos que podremos transportar en nuestra mochila. Hay modelos con una gran capacidad, de hasta treinta litros. Por supuesto, hay modelos con mucha menos capacidad. Sopesa si necesitas un modelo para largas excursiones o si basta con que quepan unas botellas de agua.

A prueba de fugas

Existen muchas mochilas térmica que están diseñadas a prueba de fugas. Esta característica evitará que la mochila gotee por debajo si se vierte algún líquido. Si tenemos la intención de llevar hielo en el interior, este aspecto es fundamental. Por muy buena que sea la mochila, antes o después el hielo se derretirá y no queremos que agua se filtre al exterior.

Resumen

Si eres un amante de las actividades al aire libre, la mochila térmica es tu compañera ideal. Gracias a ella, podrás llevar tus alimentos frescos allí donde quiera que te lleve tu aventura. ¿Eres más de playa o de montaña? ¿De acampada o de senderismo? No importa cuáles sean tus preferencias, seguro que agradecerás hacer un alto en el camino para tomar una bebida fría.

Nuestra mochila térmica nos ayudará a conservar la comida refrigerada. Así, evitaremos que se estropee por el efecto del calor. Además, su gran ventaja es que nos permite mantener nuestras manos libres al no tener que cargar con un refrigerador portátil convencional. Con la mochila a la espalda, estaremos mucho más cómodos y caminaremos más ligeros.

Esperamos que esta guía te haya ayudado a mantener la frescura en tu vida. Si así ha sido, ¡déjanos un comentario o comparte estos consejos en tus redes sociales!

(Fuente de la imagen destacada: Kachmar: 130486761/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en nosotros?

Soy graduado en Periodismo y he colaborado con diferentes medios, tanto impresos como online. Me apasiona la literatura, el cine y la música. Escribo sobre temas variados, especialmente de tecnología, sobre todo la relacionada con el vídeo y la fotografía digital; libros e instrumentos musicales.
Soy escritora académica y creativa. He trabajado desarrollando contenido para sitios web desde el 2015. Mi enfoque está en crear artículos únicos con información auténtica para ayudarte en la compra ideal. Para mí, más que un oficio, escribir es una forma de vida.