Última actualización: agosto 24, 2020

Nuestro método

20Productos analizados

23Horas invertidas

7Artículos evaluados

83Opiniones de usuarios

Hay utensilios de cocina que resultan indispensables en nuestro hogar. Uno de ellos es una buena olla, verdadera “joya de la corona” en el espacio que destinamos a preparar alimentos. Una olla de calidad te sacará  de muchos problemas si te visitan familiares o amigos, pero además es un complemento imprescindible para el menú  del día a día.

La comida cocinada en una olla tradicional sorprenderá  gratamente a tus seres queridos en la cocina diaria o en ocasiones especiales. Eso sí, no es lo mismo mostrar tus dotes culinarias a una amistad que a un nutrido grupo de comensales. Y tampoco es igual una cocina por inducción que una de gas. En esta guía vamos a mostrarte todas las posibilidades.




Lo más importante

  • Actualmente, existen muchos tipos de ollas en el mercado, pero las ollas tradicionales siguen teniendo demanda pese al auge de las ollas de presión.
  • Antes de adquirir una olla es importante tener en cuenta el tipo de cocina y también el material del recipiente.
  • Las ollas de acero inoxidable son las que marcan tendencia en la actualidad, pero siguen vigentes las ollas de hierro fundido, las preferidas por los chef más reputados.

Las mejores ollas del mercado: nuestras recomendaciones

En esta sección te mostramos las mejores ollas que te puedes encontrar en el mercado. Seleccionamos para ti la olla más adecuada a tus necesidades, ya sea por su capacidad o por las características de tu cocina. No descuides los materiales y piensa bien qué  tipo de olla necesitas y para cuántos comensales. ¿Estás listo? ¡Comenzamos!

La mejor olla pequeña

Esta olla pequeña fabricada por Cuisinart es ideal para porciones pequeñas y salsas. Está hecha de aluminio anodizado, que la hace más dura que el acero inoxidable. Es densa, no es porosa y es muy duradera, lo cual permite su uso profesional. Su interior es antiadherente, reforzado con titanio.

Gracias a su diseño, el calor se distribuye equitativamente en toda la olla, eliminando zonas donde se concentre más la temperatura.

La olla más vendida

Esta olla fabricada por Farberware se ha convertido en la más vendida gracias a su diseño clásico y materiales duraderos. Tanto la olla como su tapa están hechas de acero inoxidable, con un exterior de acabado de espejo.

Es muy cómoda para utilizar gracias a su mango, y puede usarse en el horno en una temperatura de hasta 350° Fahrenheit. Además, puede lavarla fácilmente en el lavavajillas eléctrico.

La mejor olla mediana

Esta olla mediana fabricada por T-Fal es ideal para tenerla siempre a mano en tu cocina. Su diseño y tamaño probablemente la convertirán en la olla más utilizada. Está hecha de aluminio duradero y su interior es antiadherente, por lo que será sencillo limpiarla. Su mango tiene un diseño ergonómico que te brinda seguridad.

Es seguro usar este modelo en tus preparaciones en el horno, siempre y cuando sea a una temperatura igual o menor de 350 °F.

La mejor olla extragrande

Esta olla extragrande fabricada por T-Fal es ideal para esas ocasiones especiales donde recibirás muchos invitados en casa. Podrás alimentar a toda tu familia fácilmente gracias a su tamaño y su diseño te permitirá darle rienda suelta a tu imaginación culinaria.

Está hecha de aluminio y es antiadherente en su interior. Viene con una tapa de vidrio con un orificio que permite que el vapor salga fácilmente.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las ollas

Las ollas son un utensilio primordial en las cocinas y además determinan el resultado final de nuestros platos culinarios. No es lo mismo una olla de hierro que una de acero, por ejemplo. Esta y otras características son fundamentales a la hora de su adquisición. Seguidamente, te mostramos las preguntas más frecuentes entre los usuarios.

A la hora de comprar ollas ten en cuenta el material del que esta hecho.
(Fuente: Ariwasabi : 15892018/ 123rf.com)

¿Qué es una olla?

Parece una obviedad, pero quizá  es necesario redefinir el término. Una olla es un recipiente de cocina que cuenta con una tapa y dos asas a los lados para no quemarte. Generalmente, cuenta con una capacidad de entre 5 y 50 litros para albergar líquidos y alimentos. Es un utensilio versátil, con el que puedes realizar todo tipo de recetas.

¿Es lo mismo una olla que una cacerola?

No. Existen diversos utensilios en la cocina que son llamados por el mismo nombre, como puede ocurrir con la olla, la cacerola o la marmita. En realidad, son recipientes muy diferentes entre sí, aunque guardan similitud en algún aspecto, como la capacidad de albergar líquidos. Veamos la diferencia entre estos objetos en la siguiente tabla:

Tipo Descripción
Cacerola o cazo  Se distinguen de las ollas en que incorporan un mango tipo sartén en vez de asas. Son, además, recipientes más pequeños y se suelen utilizar para elaborar salsas.
Marmita  Las marmitas también son recipientes, pero con boca estrecha. Disponen de gran capacidad para albergar todo tipo de liquidos.
Olla Como señalábamos anteriormente, es una vasija con asas o agarraderas y una tapa.

¿Qué tipo de olla es adecuada para cada cocina?

Depende mucho de si utilizas una cocina a gas u optas por otras fórmulas más innovadoras, como las que funcionan por inducción. Es muy importante que tu cocina y tu olla sean compatibles. Por ello, te mostramos a continuación los diferentes tipos de cocina y las ollas más adecuadas a tu electrodoméstico:

Tipo de cocina Olla recomendada Otro aspecto a tener en cuenta
Cocina de gas Puedes cocinar con cualquier tipo de olla, ya sea de acero inoxidable o barro Es necesario realizar revisiones habitualmente. No son eficientes energéticamente.
Cocinas eléctricas Puedes recurrir a cualquier tipo de olla, no importa el material. El consumo de energía eléctrica se dispara con este tipo de cocina. La eficiencia energética de este modelo de cocina es baja.
Cocinas con placa vitrocerámica Puedes cocinar con cualquier tipo de olla, no tendrás problemas en este aspecto. Destaca su eficiencia energética, que solo superan las cocinas de inducción. Son fáciles de limpiar, pero necesitas productos específicos para realizar una limpieza profunda.
Cocinas con placa de inducción Requiere de ollas específicas para este tipo de cocina. No te quemas porque solo calienta la olla. Cuentan con una buena eficiencia energética.

¿Cómo debe de ser la base de la olla?

La base de la olla debe de ser gruesa y elaborada con un material conductor. De hecho, es mejor si el material está abultado hacia el interior porque debe expandirse sobre las superficies planas cuando se calienta. Si la cocina funciona por inducción, es recomendable que la base sea magnética o fabricada en hierro o acero inoxidable.

La primera olla descubierta era de barro, pero Grecia y Roma introdujeron nuevos materiales, como cristal o madera.
(Fuente: Franklin: 45297832/ 123rf.com)

¿Qué diferencias hay entre los materiales de fabricación de una olla?

Como ya sabes, las ollas se elaboran con distintos materiales y algunos serán más de tu elección que otros. Existe un amplio rango de ollas en el mercado y cada material tiene sus propias características. Por ello, a continuación te vamos a mostrar diferentes tablas con los beneficios e inconvenientes que conlleva cada uno:

Tipo Ventajas Desventajas
Barro Elaboradas en arcilla, no desprenden ningún tipo de partícula salvo que tengan acabados en esmalte. Puedes introducirlas en el microondas. También es posible usarlas en cocinas de vitrocerámica y de inducción, siempre que pongas la olla al mínimo. Se calientan en su totalidad, por lo que es necesario manipularlas con cuidado. Son frágiles, por lo que necesitan un especial cuidado para que no se rompan.
Aluminio Es un material barato, resistente y dispone de una buena conductividad térmica. Conduce el calor cuatro veces más que el acero. Muchas ollas están elaboradas con aluminio “anodizado”. Esta solución consigue que la olla sea fácil de limpiar. Es propenso a rallarse, astillarse o dañarse. Si el aluminio no sufre el proceso de “anodización”, su vida útil es corta y debe sustituirse.
Cerámica Las ollas pueden ser de porcelana o incluir un revestimiento en cerámica. Este material es fácil de limpiar, liviano y muy manejable. Ideal para las personas con alergias a los metales. Debes escoger utensilios de calidad si optas por este material. Podría incluir capas de esmalte tan finas que son susceptibles de rallarse. Deben estar libres de PFOA.
Hierro fundido El hierro es un material eficiente en la cocina. La olla tarda en calentarse, pero el calor se reparte por igual por todo el recipiente. Son versátiles, las puedes utilizar en la cocina, el horno o hasta en una hoguera. Los acabados le otorgan propiedades antiadherentes. Son pesadas y caras. Requieren de cuidados especiales para evitar que se oxide.
Acero inoxidable Son muy resistentes, no trasladan partículas dañinas a los alimentos y son muy apreciadas por los usuarios. Son bastante asequibles económicamente. Las ollas más seguras incluyen acero inoxidable 18/10 (es decir, 18 partes de cromo y un diez por ciento de níquel). El material no contiene propiedades antiadherentes salvo que incluya otro revestimiento

¿Es necesario “curar” todas las ollas?

Cuando compramos una olla siempre es recomendable eliminar todos los restos que puedan quedar del proceso para su elaboración. Esta “curación” se realiza siempre antes del primer uso del recipiente. En la siguiente lista vamos a ver cómo se curan las ollas dependiendo del material en que haya sido fabricado:

Ollas de barro: Sumergir la olla en agua durante 6-8 horas. Secar bien con un paño o papel absorbente. Coger un trozo de ajo y aplicar en la parte externa de la base de la olla para cerrar los poros. Secar bien el recipiente antes de utilizarlo. Habla con el vendedor sobre el método de “curación” más adecuado para el producto.

Ollas de alumnio:  Hay muchos métodos para curar una olla de aluminio. En este artículo te vamos a mostrar uno que evita posibles sabores a metal. Introduce sal o aceite en la superficie de la olla, calienta a fuego alto y retira cuando cambie de color. Después, llena de agua la olla y ponla a hervir 15 minutos con zumo de limón o vinagre blanco. Lava muy bien con agua y jabón.

Ollas de hierro fundido: De nuevo, hay muchas fórmulas para la “curación” de una olla de hierro, pero aquí te damos algunas claves. Enciende el horno a una temperatura de 180 grados. Cubre el fondo con manteca de cerdo o aceite de oliva y coloca la olla en el horno durante quince minutos. Escurre la grasa o aceite y vuelve a introducir la olla en el horno durante un par de horas.

Ollas de acero inoxidable: Retira todas las etiquetas y adhesivos. Llena de agua toda la olla, por lo menos hasta tres cuartos de su capacidad. Hierve el agua durante unos minutos. Desecha el agua y lava bien con agua y jabón.

México fue el país que elaboró primero las ollas de metal y Estados Unidos fue quien introdujo las ollas de hierro.
(Fuente: Hongee: 68550638/ 123rf.com)

Criterios de compra

Si estás pensando en comprar una olla para tu cocina es necesario que tengas en cuenta algunos aspectos importantes. Entre ellos el material de la olla, número de miembros de la familia, frecuencia con la que cocinas y el tipo de cocina, ya sea a gas o a electricidad. Te aportamos a continuación algunos elementos en los que debes fijarte:

Material

Ya vimos en anteriores apartados las diferencias entre los diversos materiales. Debes escoger el más adecuado para tus necesidades. Si optas por un producto económico, ten muy en cuenta cómo conservarlo para que su vida útil sea larga. Nuestra recomendación es que elijas siempre un producto de calidad aunque te resulte un poco más caro.

La primera olla descubierta fue de barro. Los griegos y los romanos fueron quienes introdujeron otros materiales, como la madera.
(Fuente: Shibut: 48413269/ 123rf.com)

Tipo de cocina

Al igual que los materiales, hemos repasado ya en otra sección qué  tipo de olla es adecuada a cada clase de cocina. Las cocinas eléctricas pueden resultar muy caras por el consumo de energía. Las de gas son más económicas, pero necesitarás revisiones periódicas. Ten en cuenta este aspecto antes de adquirir una olla para tus menús culinarios.

Número de comensales

Si son pocos en casa no necesitarás una olla de grandes dimensiones, al igual que si cocinas con poca frecuencia. No descuides este aspecto porque puedes seleccionar un tamaño de olla muy alejado de tus necesidades. Guíate por la capacidad de los recipientes para no despistarte, aunque siempre será  mejor pecar por generoso que por tacaño.

Ahorro de energía

Si tienes en cuenta el ahorro energético, opta por cocinas eficientes energéticamente. Como ya sabes, las placas de inducción son las más adecuadas en este aspecto. Por otro lado, las ollas que cocinan los alimentos rápidamente te ayudarán a consumir menos energía. Si no tienes tiempo para cocinar, escoge uno de estos utensilios.

Facilidad de uso

Escoge siempre un artículo que te facilite la rutina diaria. Si el producto requiere muchos cuidados y no tienes tiempo, selecciona una olla de calidad. Una buena marca o una calidad superior pueden ahorrarte que los alimentos se peguen a la olla, además de muchos disgustos.

Hay diferentes tipos de ollas dependiendo del propósito.
(Fuente: Gayvoronskaya: 16395638/ 123rf.com)

Comentarios y valoraciones de los usuarios

A veces viene bien que otras personas opinen del artículo que estás deseando adquirir. Por ello, no te olvides de revisar los comentarios de los clientes pasados. En ocasiones, incluyen aspectos técnicos que pueden pasarte desapercibidos. Igualmente, las valoraciones de muchos usuarios pueden ser determinantes para tu elección.

Resumen

La olla tradicional sigue teniendo una gran vigencia en las cocinas del mundo. Pese a la popularidad de las ollas express, muchos cocineros prefieren la olla “de toda la vida”. Es decir, la olla de hierro fundido en la que cocina lentamente los alimentos. Asimismo, el acero inoxidable es uno de los materiales más valorados en nuestro país.

Antes de elegir una olla, debes tener en cuenta una serie de criterios, como el material, su facilidad de uso y, por supuesto, tu presupuesto. Las ollas más caras no siempre son las mejores, pero la marca a veces es determinante. En todo caso, nosotros siempre te recomendaremos que escojas una olla de calidad. No te arrepentirás.

Si te ha gustado el artículo, compártelo en las redes sociales. Si lo prefieres, déjanos un comentario.

(Fuente de imagen destacada: Roman Milert: 43183725/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en nosotros?

Periodista con más de veinte de experiencia, tanto en medios offline como online. Especializada en diversos temas, entre ellos tecnología y economía, también soy profesora y correctora lingüística, siempre dentro del ámbito de las letras, mi gran pasión.
Los redactores de MONEDEROSMART.com trabajan para brindarte artículos de primera, con la información que necesitas para hacer la compra más inteligente. Victoria se especializa en productos de belleza, hogar y salud.