alimentando a bebe
Última actualización: diciembre 20, 2019

Nuestro método

12Productos analizados

23Horas invertidas

8Artículos evaluados

74Opiniones de usuarios

Alrededor de los seis meses, los bebés ya pueden mantenerse erguidos para comer. Es también el momento en el que comienzan a incluirse papillas en su alimentación. Pero alimentar a un bebé no es tan sencillo, ¿cierto? Por este motivo, las sillas de comer son fundamentales. Se trata de un producto que facilita la toma del alimento y disminuye el desorden que esta actividad puede generar.

Básicamente, son muebles elevados que permiten que los más pequeños estén a la altura de los adultos. De esta manera, podrán sentarse a la mesa como el resto de miembros de la familia. Resultan totalmente útiles, al ser estables y seguros. Anímate a echar un vistazo a esta guía de MONEDEROSMART. Te ayudaremos a encontrar el modelo más adecuado para tu bebé.




Lo más importante

  • Las sillas de comer para bebé evolutivas son modelos muy interesantes, ya que se adaptan al crecimiento del niño. Esto significa que duran más tiempo.
  • La seguridad es un elemento clave a la hora de hablar de productos infantiles. Vigila que la silla cuente con un arnés o, al menos, un cinturón de seguridad que garantice una óptima sujeción.
  • Una silla con respaldo reclinable agregará versatilidad al modelo, ya que no solo servirá para que el bebé coma en ella, sino para que se eche un sueñito después.

Las mejores sillas de comer para bebé del mercado: nuestras favoritas

A continuación, te mostramos algunas de las mejores sillas para bebés. Ten en cuenta que investigamos el mercado y elegimos únicamente los productos que hoy en día ofrecen los mejores resultados. Asimismo, todas tienen en común que son completamente seguras, sobre todo para el cuidado de la postura de los pequeños.

La silla de comer para bebés favorita de los usuarios online

Esta silla de comer para bebe se destaca por un diseño simple que hace posible llevarla de viaje. Dispone de un sistema plegable que se ajusta en pocos segundos y sin esfuerzo. De esta forma, es fácil de almacenar y así evita que tu espacio luzca desordenado. Además, no importa si tu bebé hace un desastre mientras come, ya que es un producto fácil de limpiar.

Es un modelo ligero y estable, pero, al mismo tiempo, es superseguro para los pequeños. Incorpora patas resistentes y reforzadas, y también un arnés de seguridad de tres puntos. Ten presente que carga hasta 50 libras.

La mejor silla de comer para bebés evolutiva

Las sillas de comer evolutivas se adaptan al crecimiento de los pequeños. Este modelo, por ejemplo, te acompañará durante cuatro etapas. Es una silla alta y segura para los bebés más pequeños, pero al ensamblarle una bandeja se convierte en silla para comer. Además, se puede ajustar como silla independiente o adaptar como mesa y silla para niños más grandes.

Se usa aproximadamente desde los seis meses y tiene capacidad para cargar hasta 50 libras. Adicionalmente, la almohadilla del asiento está hecha de poliéster y es lavable en lavadora, mientras que las partes de metal y plástico se pueden limpiar con agua y jabón.

La mejor silla de comer por su bandeja abatible

Esta silla se destaca por su bandeja abatible con una sola mano. Esta característica te permitirá sostener a tu bebé con un brazo mientras mueves la bandeja con el otro. Además, ni siquiera será necesario quitar los platos de la bandeja para retirar al pequeño de la silla, solo la giras y agarras a tu bebé. No requerirá mucho esfuerzo.

Es un modelo plegable que podrás acomodar en una despensa o en cualquier rincón de tu casa. Del mismo modo, es fácil de llevar a otros lugares, como a un pícnic o a un campamento. La capacidad de carga son 50 libras.

La mejor silla de comer para dos

Esta silla puede ser usada por dos niños simultáneamente. Se trata de un modelo evolutivo que ofrece seis funciones en un mismo producto. Para esto, incorpora seis ajustes de altura y tres de reclinación. Así pues, se transforma en diferentes tipos de asientos según los pequeños van creciendo. Es una silla de comida para bebé, pero también es una silla elevada o una silla individual para niños más grandes, por ejemplo.

Adicionalmente, el modelo cuenta con un reposapiés extraíble que se puede ajustar en tres posiciones. La bandeja también es extraíble.

La mejor silla de comer para llevar en auto

Esta silla de comer dispone de un diseño cómodo y ergonómico, enfocado en mantener erguidos a los bebés mientras se alimentan. Es un modelo plegable que ahorra espacio a la hora del almacenamiento y, al mismo tiempo, es muy fácil de transportar. Además, cuenta con el tamaño apropiado para llevarlo en el auto a donde lo necesites.

Es un producto versátil que, además de usarse como silla de comer, se puede usar como una silla individual con la que los pequeños podrán jugar. Se puede usar en niños de seis meses hasta los tres años de edad.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las sillas de comer para bebé

Antes de escoger una silla de comer para bebé, es fundamental que tengas claros los principales aspectos de estos productos infantiles. En el mercado hay un buen número de opciones, de ahí que debas saber cuáles son tus necesidades específicas. A continuación, resolvemos algunas de las dudas más frecuentes sobre las sillas de comer para bebé.

madre alimentando bebe

Estas sillas están diseñadas para establecer la rutina de comer en los niños. (Fuente: Evgeny Atamanenko: 74497114/ 123rf.com)

¿Cómo saber que es el momento de usar una silla de comer para bebé?

El momento de usar una silla para bebés dependerá de su desarrollo evolutivo y tipo de alimentación. En sus primeras semanas y meses de vida, los niños solo se alimentan de líquidos, especialmente de leche, por lo que bastará con acunarlo para que tome su biberón. A partir de los 6 meses aproximadamente, se irán agregando sólidos a su dieta.

La incorporación de papillas y purés de frutas demandará la adquisición del hábito de sentarse a comer. En este punto, entran en acción las sillas para bebés, artículos indispensables para esta etapa de crecimiento. Serán, de hecho, muebles que facilitan la alimentación del niño, pero que también favorecen su autonomía a la hora de comer.

¿Cuáles son las ventajas de utilizar una silla de comer para bebé?

Es posible que, al principio, no sientas que una silla infantil es un artículo 100% necesario. Sin embargo, alrededor de su medio año de vida, se convertirá en un elemento más del comedor. Estas sillas están diseñadas para establecer la rutina de comer en los niños. Gracias a ellas, podrán sentarse a la mesa como cualquier adulto.

Al ser productos estables y totalmente seguros, no tendrás que estar pendiente del pequeño todo el rato. Este necesita su tiempo para tomar su puré, por lo que, mientras, podrás dedicarte a otras actividades. Asimismo, como son sillas de cierta altura, tu espalda y brazos no se resentirán. En función del modelo, podrían ser útiles varios años.

foco

Una silla de comer para bebé segura debe tener un cinturón y una correa de sujeción entre las piernas. Dicho esto, aquellas que la propia bandeja hace de cinturón no son tan seguras.

¿Cuánto tiempo puede usar el bebé este tipo de sillas?

Sabemos que esta clase de sillas resultan muy prácticas desde el preciso instante en el que el bebé comienza a tomar alimentos sólidos. Lo cierto es que la mayoría de los modelos son aptos para sus primeros tres años. Por lo general, las sillas de comer para bebé soportan un peso de hasta 15 kg o 50 libras.

Eso sí, en el mercado también es posible encontrar modelos evolutivos que acompañan al niño en todo su crecimiento. Esto significa que hay tronas cuyas piezas son extraíbles y permiten ser de utilidad para niños incluso hasta sus 10 años. Estos modelos quizás resulten menos económicos, pero lo compensan con su duración.

¿Existe alguna regulación para las sillas de comer para bebé?

Por supuesto. Igual que el resto de productos para bebés, las sillas de comer están sujetas a una normativa que garantiza la seguridad de las mismos y su adecuación para el uso infantil. En este caso, deberán cumplir las normas establecidas por Consumer Product Safety Commission (CPSA) estipuladas en ASTM F2613-14 del Standard Consumer Safety Specification for Children's Chairs and Stools.

Además, debemos fijarnos si la silla que seleccionamos cuenta con un distintivo que certifica su homologación y el cumplimiento de los estándares mínimos de calidad y seguridad infantil. Evita comprar cualquier artículo que no siga estas normativas, ya que pueden no ser seguros para tu pequeño.

bebe comiendo

Las sillas para bebés suelen ser aptas para niños a partir de los 6 meses.(Fuente: Natalia Deriabina: 100136351/ 123rf.com)

¿Qué elementos indispensables debería incorporar una silla de comer para bebé?

Cada silla de comer para bebé tiene su particularidad, pero lo ideal es que no le falten ciertos elementos para una óptima seguridad y confort del pequeño. En primer lugar, vigila que el asiento esté acolchado y sea cómodo. Mucho mejor si este es extraíble para que se pueda lavar con facilidad. Otro asunto es que incluya un arnés o cinturón de seguridad para una máxima sujeción, ojalá de cinco puntos.

Sería deseable que incorpore un “separa-piernas”, de manera que este actúe como tope para evitar deslizamientos. Muy interesante es que el modelo cuente con reposapiés, ojalá regulables, y una bandeja extraíble. De esta forma, su limpieza será más fácil. Por último, es conveniente que sea una silla firme pero liviana.

Criterios de compra

El mundo de las sillas para bebés puede resultar abrumador, por lo que lo ideal es que consideres ciertos detalles fundamentales antes de efectuar tu compra. Si estás buscando la mejor silla de comer para bebé y, sobre todo, la que mejor se adapte a las necesidades e intereses de tu pequeño, ten en cuenta estos criterios de compra.

Tipología

Lo primero a considerar es el tipo de sillas para bebés. En primer lugar, podemos hablar de los modelos clásicos. Además de plegables, suelen gozar de una estructura sencilla. Dependiendo del modelo, podrían ser regulables en altura y en reclinación del asiento. Hay modelos que incluyen un accesorio tipo huevo para los bebés.

Otra opción es decidirse por una silla evolutiva que va transformándose de acuerdo con las diferentes etapas de crecimiento. Esto se debe a sus piezas extraíbles y ajustables. Una modalidad muy extendida son los adaptadores a las sillas convencionales, siendo de carácter portátil. También hay sillas de comer para bebé muy prácticas dotadas de ruedas.

foco

Estas tronas se recomiendan cuando el niño empieza a tomar alimentos sólidos.

Edad de uso

Es muy importante fijarse en la edad de uso del producto en cuestión. Generalmente, las sillas de comer para bebé para bebés suelen ser aptas para niños a partir de los 6 meses, si bien su edad máxima podría diferir. En este punto, habrá que fijarse cuál es el peso que puede soportar. La mayoría de los modelos suelen ser adecuados hasta los 3 años de edad.

No obstante, hay sillas de comer para bebé que acompañan al peque hasta que ya es un niño en toda regla. Las reconocerás porque son 100% ajustables y sus componentes son de quita y pon. De este modo, el asiento podrá regularse a diferentes alturas y la bandeja y arnés serán extraíbles. En definitiva, son modelos que acabarán convirtiéndose en sillas normales.

Seguridad

Un factor esencial a valorar está relacionado con la seguridad. Cuando hablamos de niños y, especialmente, bebés, es vital que este asunto sea una prioridad. Por un lado, cerciórate de que la silla es estable y se mantiene firme en el suelo. Examina también las especificaciones del modelo en cuanto al peso máximo soportado.

Asimismo, no te olvides de echar un vistazo al arnés o cinturón de seguridad que incorpora. Los modelos más avanzados incorporan arnés de cinco puntos de anclaje, similares a los que llevan las sillas de coche. Estos garantizan que el bebé estará debidamente sujeto. Es de importancia que la base de la silla cuente con algún material antideslizante.

bebe en silla

Las sillas soportan un peso de hasta 15 o 20 kg. También es posible encontrar modelos evolutivos que acompañan al niño en todo su crecimiento. (Fuente: Oksana Kuzmina: 36444911/ 123rf.com)

Material

El material de estos artículos es un aspecto en el que no todos analizan. En este sentido, se te abren diversas posibilidades: madera, metal o plástico. La madera es uno de los materiales más resistentes que se encuentran en el mercado. Al ser natural, es totalmente apta para los bebés. Asimismo, combina con cualquier estilo de hogar.

Un material muy común para la fabricación de sillas de comer para bebé es el metal. Este también brinda gran robustez a este tipo de tronas. Si estas son de aluminio, resultarán muy livianas. Por último, en el mercado encontrarás sillas de comer para bebé de plástico. Tanto estas como las metálicas son muy fáciles de limpiar y de plegarse, lo que facilitará los traslados.

Material Producto Ventajas Desventajas
Madera Natural

Resistente

Mayor durabilidad

Mayor peso
Metal Ligereza

Resistente

Fácil limpieza

Menor estética
Plástico Fácil limpieza

Más económico

Ligereza

Menor resistencia

Diseño y medidas

Por último, es fundamental tener en cuenta las dimensiones del espacio del que dispones en el comedor o en la estancia donde planeas situar la silla. Por supuesto, valora si te conviene una silla de comer para bebé de carácter más portátil. En este punto, fíjate en el sistema de plegado del modelo en cuestión. Incluso, verifica si te cabe en el maletero.

A las familias que están siempre de aquí para allá les convienen las sillas para bebés de plegado fácil, aquellas que casi caben en cualquier rincón. En cuanto al diseño, hay modelos para todos los gustos. Existen algunos más infantiles, con motivos de animales o simpáticos personajes, o más sobrios, de un solo color o en tonos neutros.

Resumen

Comprar una buena silla para bebés es sinónimo de tranquilidad y seguridad. Estos artículos cumplen una excelente función en el día a día, al facilitar la alimentación de los pequeños. Es posible que, en un primer momento, no les concedas mucha importancia, pero poco a poco irás comprobando la enorme utilidad de estos muebles.

Ten presente que, en función del modelo que selecciones, es posible que te acompañe más de lo que piensas. Hay quienes prefieren gastarse un poco más ahora, pero disfrutar más tiempo de él. Al final, la decisión es tuya. En cualquier caso, la clave está en elegir una silla de comer para bebé que te dé garantías de que el bebé está en buenas manos.

¿Te gustó esta guía de compras? Te animamos a dejarnos un comentario y a compartirlo en redes sociales.

(Fuente de la imagen destacada: Oksana Kuzmina: 25493860/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en nosotros?

Me licencié en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y trabajo de redactora freelance desde el año 2012. En este tiempo, he intentado combinar mis dos pasiones: escribir y viajar.
Roxana Cuello Redactora
Mi misión es conocer las experiencias de los usuarios para determinar los mejores productos que nos cuidan y solucionan nuestras necesidades, además de facilitarnos la vida día a día. Mi público: aquellas personas que deseen información detallada sobre distintos productos basada en experiencias de la cotidianidad.