Vinilo antiguo

Un día, de casualidad, te encuentras con la vieja colección de discos de tus padres: vinilos de lo más variopintos con álbumes míticos que te regresan a años pasados y a la nostalgia de lo analógico. Experiencias así puede empujarte a querer adquirir un tocadiscos para disfrutar de la calidad del sonido vintage.

Pero puede que no sepas por donde empezar, después de todo es un equipo antiguo. No hay de que preocuparse porque en este artículo te contaremos todo lo que necesitas saber para comprar el mejor tocadiscos.



Lo más importante

  • No todos los tocadiscos vintage son iguales. Existen opciones todo en uno (que reproducen vinilos, CD, casetes y archivos digitales), de sobremesa (más centrados en el vinilo) o portátiles. Estudia bien qué buscas en un reproductor y decide en consonancia.
  • Los tocadiscos vintage son una gran compra en caso de que te estés iniciando en el mundo analógico o quieras regalarle a tus padres o abuelos un producto sencillo y económico con el que puedan rememorar viejos tiempos.
  • Entre los criterios de compra, que verás detalladamente en la sección correspondiente, destacan el de la conectividad RCA y la digitalización USB. El primero porque te permite mejorar el sonido con unos altavoces adicionales; el segundo porque te ofrece la posibilidad de digitalizar tu colección musical.

Los mejores tocadiscos vintage del mercado: nuestras recomendaciones

Antes de poder disfrutar de discos míticos en vinilo y sumergirte en lo vintage, tienes que comprar uno de los mejores tocadiscos. No solo porque son una buena forma de reencontrarte con lo analógico, sino porque, además, suelen ser asequibles y estéticamente decorativos.

El tocadiscos vintage con bocinas incluidas

Una preocupación al adquirir un tocadiscos es la calidad de sonido que puede brindarte. Por eso este tipo de tocadiscos son populares, ya que garantizan un sonido de mejor calidad que un tocadiscos con bocinas integradas.

Este tocadiscos también ofrece un plato de hierro sólido para mayor estabilidad en el disco, salida RCA y conectividad wireless que le da la capacidad de reproducir música y audio desde dispositivos como teléfonos o smartphones.

El mejor tocadiscos vintage de diseño minimalista

Si estás en la búsqueda de un tocadiscos vintage portable y con un diseño sencillo y universal, esta es una buena opción para ti: el diseño de este tocadiscos es un mix del moderno minimalismo y la nostalgia del vinilo.

Incluye un preamplificador para que, al conectarlo a bocinas, el sonido sea impecable. También tiene entrada para audífonos y salida RCA. La desventaja es que su precio es un poco elevado y representa una gran inversión.

El tocadiscos vintage de tres velocidades con el diseño más fancy

Este tocadiscos de tres velocidades tiene un diseño tan encantador que decorará cualquier hogar. Además, está disponible en un amplio abanico de colores, por lo que, seguramente, encontrarás el perfecto para tu sala.

Para aumentar su versatilidad, este tocadiscos vintage cuenta con conexión bluetooth, lo que te habilita para reproducir música incluso desde tu smartphone. También tiene salida RCA y entrada para audífonos. Su diseño incluye un maletín para que puedas cargarlo con comodidad.

El mejor tocadiscos vintage con diseño antiguo

Los amantes de los diseños antiguos adorarán este modelo, que imita a los modelos de antaño y busca revivir la nostalgia por épocas pasadas. Sin embargo, no dejes que las apariencias te engañen, porque este tocadisco vintage cuenta con las funciones de una equipo de nuestra era.

Cuenta con tres velocidades, conexión bluetooth, reproductor de CD, reproductor de cassette y radio FM. Adicionalmente, tiene entrada de audífonos y salida RCA. Una amplísima variedad de funciones.

El tocadiscos vintage más portátil

Al momento de pensar en llevar tu música contigo la portabilidad es clave. En ese sentido, este es un modelo perfecto para traslado, ya que tiene un tamaño compacto e incluye un maletín que lo hace muy sencillo de cargar.

Está equipado con entrada USB y capacidad de ser conectado a PC y Mac. También reproduce en tres velocidades, tiene salida RCA y entrada para audífonos.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los tocadiscos vintage

Aunque los tocadiscos vintage parecen unos dispositivos muy sencillos, pero lo cierto es que tienen diversas características que debes conocer para poder adquirir el producto ideal. Por ello, resolvemos tus dudas en esra guía.

tocadiscos

Los tocadiscos vintage sencillos son una excelente opción para neófitos que buscan algo asequible. (Fuente: Rawpixel: 103994759/ 123rf.com)

¿Qué tipo de tocadiscos vintage existen?

Obviando los tocadiscos retro para audiófilos, que no son más que reproductores antiguos restaurados para volver a funcionar en pleno s. XXI, los tocadiscos vintage son opciones que imitan esas alternativas retro, pero con un esqueleto interior a base de tecnología moderna. Puedes distinguir tres grupos de tocadiscos.

Los tocadiscos vintage de sobremesa están exclusivamente centrados en la reproducción de discos de vinilo de 33, 45 y, a veces, 78 rpm. Suelen ser de diseño simple: base de madera y metal, o plástico, con almohadillas antideslizantes. Los más sencillos incorporan altavoces de serie, aunque también permiten añadirles unos de mayor calidad a través de un conector RCA.

Los tocadiscos vintage con todo incluido son ideales para gente de mediana edad que echa en falta el poder escuchar sus viejos discos de vinilo, casetes y CD, pero que tampoco necesita un equipo de alta gama, ya que ni está obsesionada con la calidad de sonido ni escucha música más que de vez en cuando.

Por otro lado, los tocadiscos todo incluido son una excelente opción para los audiófilos en ciernes, pero que todavía desconocen las aristas y recodos del mundillo. Porque empezar por un fonógrafo excesivamente caro suele ser un error, ya que muchos no sabrán sacarle el máximo partido y, otros tantos, acabarán por abandonarlo tarde o temprano.

Tocadiscos de vinilos

La posibilidad de cambiar cápsula y aguja permite mejorar mucho el sonido hasta en el tocadiscos más precario. (Fuente: Rawpixel: 82939682/ 123rf.com)

Los tocadiscos vintage portátiles revisten cierta polémica. Algunos modelos que se venden como de buena calidad resaltan ser poco más que un atentado al sonido y al cuidado de los vinilos. Aún así, si buscas bien puedes conseguir opciones bastante aceptables.

Por ello, los tocadiscos vintage portátiles son ideales para aquellos que viajan con frecuencia y quieren llevar con ellos algo de música analógica, por ejemplo, para pasar una semana con amigos en una recóndita casita rural. Además, están enfocados a amantes de la música, pero no del sonido, y el cuidado del vinilo está lejos de ser excelente aunque tampoco sea malo.

foco

¿Sabías que el tocadiscos fue inventado en 1887 por Thomas Edison?

¿Qué ventajas ofrece el escuchar música en un tocadiscos vintage?

Si acabas enamorado del sonido analógico, seguramente termines por comprarte un gran tocadiscos vintage de gama media-alta. Sin embargo, para evitar invertir a ciegas y sin saber cuánta utilidad vamos a darle al producto, muchos recomiendan empezar por los mejores tocadiscos del mercado y buscar el perfil para ti a partir de allí.

Ventajas
  • Son económicos
  • Posibilidad de disponer de reproductor de CD, casete y archivo digitales en un solo producto
  • Te permiten convertir los discos de vinilo en archivos MP3 o WAV
  • Algunos te ofrecen la posibilidad de cambiar la aguja y la cápsula por algo mejor
  • La mayoría incorporan conexión RCA para utilizar altavoces adicionales
  • Muchos tienen recepción bluetooth, ideal para escuchar en ellos la música de tus dispositivos móviles
  • Su valor estético es muy alto
  • Las alternativas portátiles te permiten llevarlo contigo a donde quieras
Desventajas
  • No son la mejor opción en cuanto a sonido
  • Los de mala calidad pueden dañar tus vinilos a la larga
  • Algunos no permiten conectar altavoces propios.

¿Qué otras recomendaciones debo seguir para sacarle el máximo provecho a mi tocadiscos vintage?

Los tocadiscos vintage baratos son una gran opción para iniciarse en los placeres de la música analógica: un viaje a través de álbumes y portadas que forman parte de la cultura pop. Pero, si aun con él, no logras matar el gusanillo: ¿qué puedes hacer para mejorar tu tocadiscos?

  • La cápsula y la aguja determinan en gran medida la calidad del sonido. Puedes tener unas bocinas respetables, pero sin una cápsula y una aguja decentes, no servirán de nada. Aunque los tocadiscos vintage ofrecen un grado de compatibilidad menor al de otras opciones, no tendrás problemas en encontrar una cápsula y una aguja nuevas y de calidad para sustituir las de serie.
  • En caso de que tu tocadiscos vintage disponga de conexión RCA, podrás conectarle bocinas a tu gusto, ya que con unas adicionales obtendrás un sonido de ensueño.
  • Además, adquiere un buen mueble para tu tocadiscos vintage que reduzca al máximo las vibraciones y el movimiento gracias a su estabilidad, necesitas limpiadores de vinilo y un lugar adecuado para el almacenaje de tu colección.
tocadiscos

Los tocadiscos portátiles te permiten llevar el modelo a cualquier parte y escuchar discos de vinilo dondequiera que estés (Fuente: Chitsanupong: 37664995/ 123rf.com)

Criterios de compra

Adquirir un tocadiscos vintage es cuestión de tomar una decisión bastante personal pero en el que hay que incorporar aspectos técnicos. Por eso te explicamos estos criterios, que te ayudarán a estár más cerca de adquirir el adecuado para ti.

Materiales y mecánica

Al comprar uno de los mejores tocadiscos vintage, barato o no, el material ocupa un lugar primordial. Si usa mayoritariamente plástico, este debe ser de buena calidad. Busca materiales robustos y una construcción interna sólida, ya que de este modo obtendrás una mayor vida útil. Los acabados en madera suelen ser una gran opción, ya que, además de sólidos, son estéticos.

En cuanto a la mecánica, se trata de que te fijes en si el tocadiscos vintage que buscas puede reproducir dos o tres velocidades. Cierto que en la actualidad es muy raro ver discos de 78 rpm. Pero tú decides. Además, sopesa si prefieres un modelo de tracción directa o de tracción por correa. Ten en cuenta que estos últimos exigen cambiar la correa cuando se desgasta.

tocadiscos y vinilo

Las agujas para tocadiscos son las encargadas de leer las superficies sinuosas que suponen los surcos del disco de vinilo. (Fuente: Kazazis: fY9-YU-Ghg/ Unsplash.com)

Tipo y conectividad

Podemos establecer tres tipos de tocadiscos vintage: de sobremesa, todo incluido y portátiles. Estos últimos son los que peor sonido presentan, pero te ofrecen la posibilidad de llevarlos a donde quieras. Los todo incluido ofrecen un sonido medio, pero reproducen CD, casete y música digital. Los de sobremesa son más «técnicos», pero con «menos» prestaciones.

Además, si en tus venas bulle un alma audiófila, procura buscar una opción que disponga de conexión RCA. Esta te permitirá utilizar unos altavoces adicionales de mayor calidad. Ten en cuenta que la opción que viene de serie con este tipo de tocadiscos vintage no suelen ser muy potentes ni mucho menos busca ofrecer una gran calidad de sonido. Aunque puede que no te importe.

Cápsula y aguja

Las agujas y cápsulas de los tocadiscos vintage no suelen ser de gran calidad. Por ello, siempre y cuando el sonido sea primordial para ti, es importante que puedas cambiarlas por otras más técnicas. Si este es tu caso, cerciórate de la compatibilidad del modelo que estás considerando, ya que no todos presentan el mismo rango de versatilidad.

Taylor SwiftCantante y actriz estadounidense

“Las personas no siempre han estado ahí para mí. La música sí”.

Digitalización USB

Que te gusten los discos de vinilo no quiere decir que rechaces la nueva era digital y en streaming. Es por ello que puede ser una buena idea comprar un tocadiscos vintage que te permita digitalizar tu colección tanto de vinilos como de CD o casetes. En este sentido, los tocadiscos vintage todo en uno suelen ser una gran opción, ¡y son mucho más baratos de lo que crees!

Estética

Dejamos el factor superficial en último lugar, aunque no por ello debes infravalorarlo. Los tocadiscos vintage son también un ejercicio de diseño, con esos colores retro y esas construcciones que recuerdan a transistores de épocas antediluvianas. En función del mobiliario que conforme la estancia en la que lo deseas poner, unos modelos encajarán mejor que otros.

foco

¿Sabías que los discos de vinilo de 78 rpm aparecieron junto al propio gramófono en 1888 y se comercializaron hasta 1965?

Resumen

En la era de la tiranía de Internet, algunos se resisten a abandonar lo analógico, otros, incluso, lo adoptan por primera vez en una consagración a la nostalgia. Sea cual sea tu postura, debes saber que los discos de vinilo, e incluso los CD frente al streaming, acostumbran a ofrecer un mejor sonido, ya que se presentan en formatos que no comprimen, o apenas, la música.

Y si estás dando los primeros pasos en ello, no hay nada mejor que los tocadiscos vintage. Estos te permitirán desempolvar la vieja colección de vinilos de tus padres y empezar a rescatar raras ediciones. Pero, para comprar el adecuado, debes seguir criterios como el tipo de tocadiscos vintage, los materiales que usa en su confección o si es posible añadirle altavoces extra.

Ahora que ha parado la música, y si hemos logrado ayudarte, ¡no dudes en dejar un comentario o en compartir este contenido en tus redes sociales!

(Fuente de la imagen destacada: Jaceknowak: 111007010/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en nosotros?

Sergio Fernández Filólogo y editor
A la hora de escribir, doy lo mejor de mí cuando me toca analizar productos del hogar, tecnológicos y relacionados con el mundo animal. Porque ¿qué sería de la vida sin ellos? En cuanto a mi vida personal, no concibo el mundo sin los discos de vinilo, la poesía de Jaime Gil de Biedma, mis dos gatos (Molly y Cohen) y el clutch time de la NBA.
Soy escritora académica y creativa. He trabajado desarrollando contenido para sitios web desde el 2015. Mi enfoque está en crear artículos únicos con información auténtica para ayudarte en la compra ideal. Para mí, más que un oficio, escribir es una forma de vida.